Molina aprovechó un gran pase de Messi para marcar en el primer tiempo. (Foto: AFP)
Molina aprovechó un gran pase de Messi para marcar en el primer tiempo. (Foto: AFP)
/ ALBERTO PIZZOLI
Christian Cruz Valdivia

le ganó el puesto a Juan Foyth y partido a partido ha demostrado que fue una buena decisión de Lionel Scaloni. Con su gol abrió el marcador en el Argentina vs. Países Bajos en .

MIRA: ¿Quién será el Rey de Qatar 2022? | ENCUESTA

En dos años la vida futbolística cambió para Nahuel Molina. De verse fuera de Boca Juniors justo antes de la pandemia-se formó en el cuadro Xeneize pero fue prestado a Defensa y Justicia y Rosario Central-, regresó en el 2020, pero no hubo acuerdo con Juan Román Riquelme para continuar.

Udinese le abrió las puertas y así empezó su crecimiento en Europa. Nahuel Molina marcó 10 goles y dio 7 asistencias entre el 2020 y 2022 que jugó en la Serie A, lo que despertó el interés de los grandes de Europa. Se dijo que Barcelona lo quería, pero fue el Atlético de Madrid quien lo fichó para la presente temporada.

Complejo a su nombre

Nahuel Molina nación en Tío Tercero, una localidad de Córdoba, donde a sus 25 años ya es ídolo. Tras ganar la Copa América 2021, el Club Náutico Fitz Simón, donde Nahuel empezó a jugar el fútbol, pasó a llevar su nombre.

A los 11 años tuvo que alejarse de su barrio, de sus amigos, porque la Academia Barcelona lo llevó a San Justo, otra localidad de Córdoba para formarse como futbolista. “El desarraigo es una experiencia tremenda, pero él nunca quiso volver, estaba convencido”, contó Hugo, su padre.

La experiencia con el FC Barcelona incluyó un viaje a España para entrenar en La Masía. A su regreso, pasó a las inferiores de Boca Juniors. Y a los 17 años le tocó debutar en Primera con el cuadro Xeneize.

Fueron 9 partidos en el 2016 que lo llenaron de ilusión, pero luego la historia cambió. Jugó a préstamo en Defensa y Justicia y luego a Rosario Central hasta el 2020, año en el que quedó libre. Tuvo que entrenar por su cuenta para no perder su estado físico, hasta que Udinese lo unió a sus filas.

Nahuel se convirtió en uno de los jóvenes que a pesar de ser formados en un grande, tuvieron que buscar oportunidades en otros clubes. Boca Juniors lo dejó marcar. “Yo me quiero quedar”, dijo a inicios del 2020 cuando se discutía su permancencia.

Acudía al club a entrenar, pero lo hacía con la Reserva. Empezó la pandemia y ya no fue más. Aún no se resolvía la firma de su contrato, pero cuando no entró en la lista de la Copa Libertadores, todo cambió. “Solamente corría alrededor de la cancha”, contó a Olé.

La polémica fue una lesión en la rodilla que Nahuel se operó por su cuenta, pero en Boca sabían de ello. A pesar de eso, los Xeneizes desconocieron ese hecho.

--

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más