Los australianos se las verán esta tarde con Argentina. (Agencias)
Los australianos se las verán esta tarde con Argentina. (Agencias)

Entre los años noventa y el primer lustro del nuevo milenio hubo un arquero australiano famosísimo por sus atajadas y no por sus payasadas como Redmayne. Un guardián del arco de los mejores clubes de la Premier Legue. Mark Bosnich, exportero del Manchester United, el Chelsea y Aston Villa, nos atiende desde Sydney, cuando faltan horas para que

”No, no esperaba que Australia se clasificara del grupo, sin embargo, sabía que sería un equipo peligroso. Como nos viste contra Perú, ser el perdedor nos sienta muy bien. La clave de este gran momento para Australia ha sido su espíritu, estado físico y la confianza que el entrenador Graham Arnold ha instalado en los jugadores. Ha hecho un gran trabajo”, nos dijo Mark Bonisch en exclusiva.

Mark Bosnich, ex arquero australiano jugó en el Manchester United y Chelsea de Inglaterra.
Mark Bosnich, ex arquero australiano jugó en el Manchester United y Chelsea de Inglaterra.

Junio parece muy lejano, pero no son pocos quienes piensan qué hubiese pasado si derrotábamos a Australia. ¿Hoy enfrentaríamos a la Argentina de Messi? La imaginación también tortura. Pero Bosnich trata de tranquilizarnos. “Los peruanos deberían entender que los resultados de Australia han demostrado que es un buen equipo y perder contra ellos por los penales no fue tan malo como tal vez pensaron“, asegura.

Sobre el partido de hoy, Bosnich no es un derroche de entusiasmo, pero deja entrever que los ‘Canguros’ podrían dar el batacazo. “Argentina, es comprensible que llegue al juego como favorita, sin embargo, Australia tiene una oportunidad, y como vimos contra Perú, y en la fase de grupos eso es todo lo que necesitan“, acotó.

El entrenador de Australia, Graham Arnold, celebra con Riley McGree de Australia y Mitchell Duke de Australia después de clasificarse para las etapas eliminatorias. REUTERS/ Juan Sibley
El entrenador de Australia, Graham Arnold, celebra con Riley McGree de Australia y Mitchell Duke de Australia después de clasificarse para las etapas eliminatorias. REUTERS/ Juan Sibley
/ JOHN SIBLEY

A su vez, se le consultó sobre cómo Australia debería frenar a Lionel Messi. “Messi es imposible de detener siempre, Australia debe trabajar en equipo para primero retrasarlo y luego tal vez conseguir jugadores a su alrededor para que puedan pasarlo a otros“.

Acto seguido, sentenció: “Sydney y Australia han estado hechizados por esta increíble actuación del equipo australiano... están muy felices y orgullosos sin importar lo que pase contra Argentina”, dice y dice bien: tienen mucho que ganar y nada, nada que perder.










Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más