Kevin de Bruyne es el capitán de la selección de Bélgica | Foto: AFP
Kevin de Bruyne es el capitán de la selección de Bélgica | Foto: AFP
/ GABRIEL BOUYS
Eliezer Benedetti

no evitó lo inevitable. Los problemas internos de la selección belga, que le tuvieron como protagonista principal, desató el infortunio a una generación ya ‘vieja’, pero que igualmente debió aspirar a mucho más de lo que hoy aspiró. Lamentablemente, la sentencia fue definitiva desde el principio.

MIRA- Enzo Fernández, de escribirle una conmovedora carta a Messi a ser pieza clave de Argentina en el Mundial

Bélgica, en sí, nunca dejó de ser favorita. En los últimos tiempos, siempre estuvo llamada a llegar bastante lejos en las Copas del Mundo. En Rusia 2018, incluso, la escuadra belga casi alcanza la final, pero Francia -la campeona- se lo impidió.

Aún quedan muchos rezagos de ese equipo que logró colgarse la medalla de bronce hace cuatro años. Hazard, Lukaku, Vertonghen, Witsel, el mismo De Bruyne... siguen siendo la columna vertebral de Bélgica. Pero, claro, la mayoría está lejos de su mejor nivel y la edad ya pesa.

Esto lo tuvo bien presente el capitán belga desde un inicio. Kevin sabía que hacer un papel igual o mejor en Qatar 2022 iba a ser mucho más complicado, peor aún con el estreno gris que tuvo el equipo al ganar 1-0 a Canadá sin merecerlo futbolísticamente. Pero la forma en la que lo expresó no fue la mejor: dio por perdida la guerra antes de luchar.

“No hay posibilidad (de ganar el Mundial), somos demasiado viejos. Creo que nuestra oportunidad era 2018. Tenemos buen equipo, pero está envejeciendo. Hay buenos jugadores nuevos, pero no están al nivel de otros en 2018″, dijo De Bruyne sin pelos en la lengua.

Belgium's defender #05 Jan Vertonghen (C) and Belgium's midfielder #07 Kevin De Bruyne speak to the referee during the Qatar 2022 World Cup Group F football match between Belgium and Morocco at the Al-Thumama Stadium in Doha on November 27, 2022.  (Photo by Fadel Senna / AFP)
Belgium's defender #05 Jan Vertonghen (C) and Belgium's midfielder #07 Kevin De Bruyne speak to the referee during the Qatar 2022 World Cup Group F football match between Belgium and Morocco at the Al-Thumama Stadium in Doha on November 27, 2022. (Photo by Fadel Senna / AFP)
/ FADEL SENNA

Sus declaraciones no cayeron nada bien a sus compañeros y todo empeoró luego de la derrota ante Marruecos (0-2). Jan Vertonghen, de hecho, se refugió en la ironía y el sarcasmo para expresar su fastidio con su capitán.

Supongo que atacamos mal (en el partido ante Marruecos), porque también somos demasiado viejos adelante. Hay muchas cosas que se me pasan por la cabeza, cosas que no debería decir fuera del vestuario”, manifestó el defensor.

Posteriormente, L’Equipe reveló que hubo una gresca en el vestuario de Bélgica. La armonía se rompió. Según el medio francés, Vertonghen y Eden Hazard discutieron fuerte con Kevin de Bruyne en el camerino e, incluso, Romelu Lukaku tuvo que intervenir para que el problema no pase a mayores.

La tensión se apoderó, entonces, de la escuadra belga, que saltó al campo con ese ambiente adverso para pelear por la clasificación a octavos de final contra Croacia. Pero las cosas, como eran de esperarse, no salieron bien.

Bélgica, con su generación dorada, la llamada ‘Louis Vuitton’, se quedó fuera del Mundial tras el empate sin goles ante los croatas y la victoria de Marruecos sobre Canadá (2-1). El estancamiento en primera ronda fue irremediable.

No hubo mucho que Roberto Martínez pudiera hacer, pese a contar con figuras valiosísimas en su plantel. No hubo paz, no hubo conexión, no hubo unión: justamente lo que necesita un equipo para luchar por la gloria.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más