John F. Kennedy, Indira Ghandi e Isaac Rabin son algunos de los jefes de Gobierno que murieron violentamente mientras aún ejercían sus mandatos.
John F. Kennedy, Indira Ghandi e Isaac Rabin son algunos de los jefes de Gobierno que murieron violentamente mientras aún ejercían sus mandatos.
Redacción EC

Idriss Déby, el presidente de , había conseguido el lunes su sexta reelección. Gobernaba desde 1990, pero las urnas lo dieron nuevamente como vencedor con abrumadora mayoría: nada menos que el 79% de los votos. Pero Déby no pudo celebrar: ese día murió producto de las heridas que sufrió en una operación militar contra un grupo de rebeldes que buscaban derrocarlo.

Como Déby, son decenas los presidentes que han muerto en el ejercicio de su cargo en el siglo XX, la mayoría de ellos asesinados, sea como parte de conspiraciones o por furiosos opositores.

Estos son algunos de los casos más emblemáticos de las últimas décadas:

Rafael Trujillo (República Dominicana, 1961)

El dictador dominicano gobernó con mano de hierro la isla caribeña durante 30 años, en los que impuso un culto a su personalidad y reprimió de forma sanguinaria cualquier disidencia.

Rafael Leonidas Trujillo, dictador de República Dominicana que gobernó de 1930 a 1961.
Rafael Leonidas Trujillo, dictador de República Dominicana que gobernó de 1930 a 1961.

Pese a su visceral anticomunismo, Washington le dio la espalda en los últimos años de su régimen y la CIA estuvo detrás de algunos complots. De hecho, el presidente John F. Kennedy dio marcha atrás a un plan para asesinarlo para no alentar revoluciones procomunistas, y prefirió enviar misiones diplomáticas para persuadirlo de que se retire del poder, algo que no logró.

Para la emboscada del 30 de mayo de 1961, que acabó finalmente con la vida de Trujillo, agentes de la CIA entregaron armas a algunos de los perpetradores. Ese día, el auto en el que viajaba el dictador recibió más de 60 impactos de bala en una carretera. Siete disparos cayeron en el cuerpo de Trujillo.

John F. Kennedy (Estados Unidos, 1963)

Se trata de uno de los magnicidios que marcó el siglo XX. John F. Kennedy fue el presidente más joven en llegar a la Casa Blanca, y su elección impregnó de esperanza a los estadounidenses, pese a que su mandato ocurrió durante los años más tensos de la Guerra Fría, sobre todo por la crisis de los misiles en Cuba y el inicio de la construcción del muro de Berlín.

John F. Kennedy fue asesinado mientras realizaba una caravana en Dallas, Texas, en su auto descapotable. Gobernó desde 1961 hasta 1963.
John F. Kennedy fue asesinado mientras realizaba una caravana en Dallas, Texas, en su auto descapotable. Gobernó desde 1961 hasta 1963.

Kennedy fue asesinado el 22 de noviembre de 1963 tras ser mortalmente herido en Dallas, mientras circulaba en un carro descapotable junto a su esposa Jackie y al gobernador de Texas. JFK fue el cuarto mandatario de Estados Unidos que murió en el ejercicio de sus funciones.

Las investigaciones oficiales concluyeron que Lee Harvey Oswald fue el asesino al disparar tres veces con un rifle desde la ventana del sexto piso de un edificio ubicado estratégicamente frente al Dealy Plaza. Sin embargo, la pronta muerte de Oswald -quien fue asesinado poco después de ser detenido- ha alimentado durante décadas una serie de teorías de la conspiración.

Anwar al Sadat (Egipto, 1981)

Sadat fue un militar y político egipcio que dirigió el país desde 1970, tras la muerte de Gamal Abdel Nasser.

El 19 de noviembre de 1977, hizo historia al convertirse en el primer líder político de un país árabe en visitar Israel, apenas cuatro años después de la Guerra de Yom Kipur, que lanzó Sadat contra Israel.

El presidente egipcio Anwar al Sadat (derecha) junto a su vicepresidente, Hosni Mubarak, momentos antes de que fuera asesinado durante un desfile militar en El Cairo el 6 de octubre de 1981.  (AP Photo/Bill Foley, File)
El presidente egipcio Anwar al Sadat (derecha) junto a su vicepresidente, Hosni Mubarak, momentos antes de que fuera asesinado durante un desfile militar en El Cairo el 6 de octubre de 1981. (AP Photo/Bill Foley, File)

El presidente egipcio, que estaba promoviendo una apertura económica del país y mejores relaciones con Estados Unidos, r firmó en 1978 junto al primer ministro israelí, Menajem Beguin, los acuerdos de Camp David, gracias a la mediación del presidente Jimmy Carter.

Debido a ello, ambos fueron galardonados con el Premio Nobel de la Paz. Las negociaciones permitieron que el 26 de marzo de 1979 se firmara el Tratado de Paz entre Israel y Egipto, en el que el país árabe reconoció oficialmente al estado de Israel, poniendo fin a la declaratoria de guerra vigente desde 1948.

Esto enfureció a los islamistas egipcios quienes empezaron a planificar el asesinato de Sadat, el cual se concretó el 6 de octubre de 1981, durante un desfile militar en El Cairo. Un grupo de soldados que participaba del desfile lanzaron granadas contra el estrado y otros dispararon con rifles de asalto contra el presidente y parte de su cúpula, entre ellos el entonces vicepresidente Hosni Mubarak, quien meses después se convirtió en jefe de Estado.

Indira Gandhi (India, 1984)

Indira Ghandi fue un de las figuras esenciales de la poderosa dinastía política de la India: los Nehru-Ghandi. Hija de Jawaharlal Nehru, el primer jefe de Gobierno de la India tras la independencia del Reino Unido, se convirtió en primera ministra en tres períodos consecutivos (1966-1977). Su cuarto mandato lo retomó en 1980 hasta 1984, año en que fue asesinada.

Indira Ghandi ha sido la única mujer en llegar al cargo más alto en la India. Fue asesinada en 1984.
Indira Ghandi ha sido la única mujer en llegar al cargo más alto en la India. Fue asesinada en 1984.

A principios de la década de 1980, Indira Gandhi se enfrentó a amenazas a la integridad política de la India. Varios estados buscaron una mayor medida de independencia del gobierno central, sobre todo el estado de Punjab, donde los separatistas sijs se mostraban cada vez más violentos para reforzar sus demandas.

En junio de 1984, Ghandi ordenó un ataque del ejército contra el Templo Dorado, el santuario más sagrado de los sijs, ubicado en Amritsar, que provocó la muerte de al menos 450 personas. El 31 de octubre de ese año, Gandhi fue asesinada en su jardín por dos de sus guardaespaldas, que eran sijs, en venganza por el ataque al Templo Dorado.

Isaac Rabin (Israel, 1995)

El primer ministro de Israel y ministro de Defensa encontró la muerte durante una manifestación contra la violencia y a favor de la paz por la que tanto había bregado en los últimos años de su vida.

En setiembre de 1993, Rabin le estrechó la mano al líder histórico palestino, Yasser Arafat, con quien firmó los acuerdos de Oslo, a través de los cuales se allanaba el camino para un gobierno autonómico a los árabes y que sirvió para ponerle fin a la primera intifada.

El primer ministro de Israel, Isaac Rabin (izquierda), y el líder palestino, Yasser Arafat, estrechan sus manos tras la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993. Con ellos, el entonces presidente estadounidense, Bill Clinton.
El primer ministro de Israel, Isaac Rabin (izquierda), y el líder palestino, Yasser Arafat, estrechan sus manos tras la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993. Con ellos, el entonces presidente estadounidense, Bill Clinton.

Por ello, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1994. Sin embargo, no todos estaban satisfechos en Israel por los acuerdos. La extrema derecha consideraba que se les había dado demasiadas concesiones a los palestinos.

Por ello, Yigal Amir, un joven de 25 años, estudiante de Derecho y ultraderechista, decidió que era su deber acabar con la vida de Rabin, pues consideraba que había puesto en peligro la vida de los judíos. Fue así que después de que Rabin diera un discurso el 4 de noviembre de 1995 en la manifestación de Tel Aviv, Amir le disparó tres veces con una pistola semiautomática. Desde la muerte de Rabin, los esfuerzos para alcanzar una paz duradera en la región se han visto frustrados.

Muamar Gadafi (Libia, 2011)

Militar y político que gobernó Libia durante 42 años. En 1969 liberó una revolución que terminó con el derrocamiento del rey Idris de Libia, y él se convirtió en el líder de facto del país. Durante la Guerra Fría, se alineó con la Unión Soviética y fue un acérrimo enemigo de Washington, sobre todo tras la explosión del vuelo 103 de PanAm, un avión de pasajeros en el que murieron 270 personas.

Sin embargo, en los años 90 y a inicios del 2000 se acercó a los países occidentales, que empezaron a alentar inversiones en el país africano, sobre todo en las reservas petroleras.

El líder libio, Muamar Gadafi, emprendió una revolución en su país pero se convirtió en un autócrata. Al principio despreciado por Occidente, terminó acercándose a Estados Unidos. Sin embargo, con la Primavera Árabe, le dieron la espalda.
El líder libio, Muamar Gadafi, emprendió una revolución en su país pero se convirtió en un autócrata. Al principio despreciado por Occidente, terminó acercándose a Estados Unidos. Sin embargo, con la Primavera Árabe, le dieron la espalda.

En el 2011, como consecuencia de la Primavera Árabe, se sucedieron protestas en Libia que exigían la salida de Gadafi. El ejército no dudó en reprimir a los manifestantes y el dictador prometió que perseguiría a todos los rebeldes. Sin embargo, la comunidad internacional respondió y empezaron a armar a los disidentes, que poco a poco fueron ganando territorio con ayuda militar de la OTAN.

Algunos militares empezaron a abandonar a Gadafi y él se vio forzado a salir de Trípoli, luego que la capital fuera capturada por los rebeldes. El aún líder libio se retiró a Sirte, su ciudad natal, pero también debió huir de ahí. Fue capturado en una emboscada y asesinado en octubre del 2011.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

TE PUEDE INTERESAR