El estado estadounidense ha autorizado a 160 tiendas a a sus clientes mayores de 21 años