El gobierno de Haití lanzó un pedido a la comunidad internacional para ayudarlo a enfrentar la "crisis humanitaria" en la que se encuentra sumido. La ONU tuvo una amplia presencia en el país entre el 2000 y el 2017, llegando a ser involucrada en más de un escándalo; sin embargo, el actual primer ministro confía en que es la única solución.
El gobierno de Haití lanzó un pedido a la comunidad internacional para ayudarlo a enfrentar la "crisis humanitaria" en la que se encuentra sumido. La ONU tuvo una amplia presencia en el país entre el 2000 y el 2017, llegando a ser involucrada en más de un escándalo; sin embargo, el actual primer ministro confía en que es la única solución.
/ RICARDO ARDUENGO / AFP
Redacción EC

El último jueves, el primer ministro , , lanzó un llamado de ayuda a la comunidad internacional para enfrentar la crisis humanitaria en la que se mantiene sumida el país más pobre del continente.

MIRA: El cólera vuelve a amenazar Haití tras confirmarse un caso en la capital

“Queremos que nos den todo el apoyo que necesitamos para evitar que la gente muera en gran número si no se hace nada”, dijo Henry en su tercer mensaje a la nación desde que llegó al cargo, reportó la agencia EFE.

En respuesta, el secretario general de la ONU, António Guterres, envió una carta al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas instando a los estados miembros a desplegar una “fuerza de acción rápida” para enfrentar “un deterioro dramático en la seguridad”.

Haití enfrenta una crisis de seguridad que ha sobrepasado las capacidades de la policía nacional, según reconoció el mismo Henry, sumado a un rebrote de cólera que avanza peligrosamente ante la escasez de combustible provocada por la amenaza del crimen organizado, lo que a su vez ha generado una ola de protestas sociales contra las medidas del Gobierno.

El gobierno de Ariel Henry lanzó un pedido de ayuda internacional el jueves para enfrentar la profunda crisis que se vive en Haití.
El gobierno de Ariel Henry lanzó un pedido de ayuda internacional el jueves para enfrentar la profunda crisis que se vive en Haití.
/ PATRICK T. FALLON / AFP

REINA LA VIOLENCIA

Desde el magnicidio del exprimer ministro Jovenel Moïse en julio del 2021, la violencia de las pandillas y la amenaza que representa el crimen organizado en el país escaló a un nuevo nivel.

Las cifras publicadas por la Oficina de la ONU en Haití revelan que en los meses posteriores al asesinato de Moïse, 668 personas fueron asesinadas y otras 396 asesinadas.

Mientras que entre enero y mayo de este año se registraron otros 780 asesinatos.

Aprovechando la consternación que siguió al magnicidio, las pandillas haitianas han ganado mayor control principalmente en la capital Puerto Príncipe ante la incapacidad de una debilitada policía que no cuenta con los recursos ni la preparación para hacerles frente.

señala que, según datos de diversas organizaciones de derechos humanos, el 60% de la capital haitiana es controlada por diferentes pandillas.

Desde el magnicidio del exprimer ministro Jovenel Moïse, las bandas armadas se han fortalecido en Haití. Actualmente, controlan cerca del 60% de la capital, Puerto Príncipe, ante la incapacidad de las autoridades locales de hacerles frente.
Desde el magnicidio del exprimer ministro Jovenel Moïse, las bandas armadas se han fortalecido en Haití. Actualmente, controlan cerca del 60% de la capital, Puerto Príncipe, ante la incapacidad de las autoridades locales de hacerles frente.
/ Agencia AP

La principal de ellas es 400 Mawozo, liderada por el exoficial de policía Jimmy “Barbecue” Chérizier quien en octubre del 2021 llegó a pedirle al primer ministro Henry que renuncie al cargo como condición para ponerle fin a la crisis de combustible.

Otras bandas como Chen Mechan, G-Pep, G-9 (conformada por 9 pandillas distintas), 5 segonn o Gran Ravinn se reparten el control del resto de territorios. Es frecuente que estas bandas se enfrenten entre sí por obtener mayor influencia, lo que suele dejar una estela de sangre y violencia que afecta a la población civil.

El insólito pedido de Chérizier se da porque, además de asesinatos y secuestros, las pandillas haitianas han tomado el control de puertos, terminales petroleras e importantes vías por las que registren el paso de camiones con combustible.

REAPARECE EL CÓLERA

El mes pasado, Henry anunció que eliminaría los subsidios a los combustibles, provocando que el precio de los mismos se dupliquen de inmediato. La decisión, según el gobierno, buscaba fortalecer otros programas sociales. Esto conllevo a que las bandas armadas bloqueen el mayor depósito de combustible del país, agudizando la escasez.

Dentro de las instituciones afectadas por el desabastecimiento también se encuentran las potabilizadoras de agua, lo que ha llevado a que este problema de seguridad se traduzca también en una nueva emergencia sanitaria.

La semana pasada, Haití reportó que 7 personas habían muerto a causa de un nuevo brote de cólera, una enfermedad que no se registraba desde hace tres años en el país.

El viernes, la ONU informó que se registraban al menos 12 casos confirmados y otros 152 sospechosos, con altas probabilidades de que las cifras reales sean mucho mayores, en la empobrecida nación caribeña.

Haití registra 12 casos confirmados y otros 152 sospechosos de cólera, aunque la cifra real podría ser bastante mayor.
Haití registra 12 casos confirmados y otros 152 sospechosos de cólera, aunque la cifra real podría ser bastante mayor.
/ RICHARD PIERRIN / AFP

Entre el 2010 y el 2019, el cólera mató a más de 10 mil personas en Haití; actualmente, laboratorios extranjeros estudian si el brote actual es producido por la misma cepa, según la AFP.

Por aquel entonces, la ONU mantenía desplegadas a sus fuerzas de la paz en Haití; sin embargo, fueron los cascos azules los señalados como responsables de dicha epidemia debido a que vertieron residuos fecales en un río. Esta no fue la única polémica que envolvió a las fuerzas de la ONU, que también se vieron involucradas en escándalos de abusos a menores.

Con este nuevo pedido de ayuda, sin embargo, Henry confía en que el envío de fuerzas extranjeras permitirá “que el combustible pueda llegar a los surtidores, para que todos los niños puedan ir a la escuela con seguridad y todo el mundo pueda ocuparse de sus asuntos sin miedo y sin preocupaciones”.

En septiembre, el gobierno de Henry anunció que retiraría el subsidio a los combustibles, generando que su precio se duplique de inmediato, que las bandas bloqueen el principal depósito en el país y agravando la ya existente escasez del mismo.
En septiembre, el gobierno de Henry anunció que retiraría el subsidio a los combustibles, generando que su precio se duplique de inmediato, que las bandas bloqueen el principal depósito en el país y agravando la ya existente escasez del mismo.
/ RICARDO ARDUENGO / AFP

CALLES ENCENDIDAS

Con la inflación rondando el 30%, la violencia reinando en el país y el desabastecimiento de combustible, agravado por la nueva alza de precios, en septiembre la sociedad salió masivamente a las calles para protestar contra el gobierno y exigir la renuncia de Henry.

Esa primera ola de protestas conllevó a que Francia y España cierren sus embajadas en Haití, se registraron saqueos a comercios, viviendas de políticos y depósitos del Programa Mundial de Alimentos de la ONU de donde se robaron comida y agua valorizados en millones de dólares.

Miles de haitianos salieron a las calles para exigir la renuncia de Henry en medio de la crisis que enfrenta el país.
Miles de haitianos salieron a las calles para exigir la renuncia de Henry en medio de la crisis que enfrenta el país.
/ RICHARD PIERRIN / AFP

El descontento de la gente, además, dio a conocer que los niños no han podido asistir a las escuelas desde hace meses por la inseguridad, y que para las familias es cada vez más difícil conseguir alimentos o agua, en muchos casos deben caminar por varios kilómetros debido a que el transporte público se ha limitado hasta casi desaparecer por no poder acceder al combustible.

Si te mueres hoy, no sabes si llegarás a la morgue. Puedes quedar tendido en la calle, para que te coman los perros y otros animales. Así de locas son las cosas en esta ciudad hoy”, dijo Lionel Simon, un ciudadano de 22 años, , reflejando la gravedad de la crisis que enfrenta el país.