La desesperada súplica de una joven antes de ser violada y asesinada. (La Nación de Argentina / GDA)
La desesperada súplica de una joven antes de ser violada y asesinada. (La Nación de Argentina / GDA)
Redacción EC

Hannah Cornelius fue secuestrada, violada y asesinada por cuatro hombres en Stellenbosch, al oeste de Ciudad del Cabo, , el 27 de mayo de 2017. Hannah tenía 21 años. El caso, que conmocionó al país africano, entró en etapa de juicio oral esta semana.

Geraldo Parsons, de 27 años, Vernon Witbooi, de 33, Nashville Julius, de 29, y Eben van Niekerk, de 28, son los acusados que declaran ante la justicia sudafricana.

El día del delito, la joven de 21 años dejaba a su compañero de clase Cheslin Marsh, de 22 años, en su casa, cuando aparecieron los cuatro hombres. Primero robaron y agredieron a Marsh. Después vieron a Hannah.

El acusado Parsons dijo ante la justicia que la joven les "suplicó" que podían tener relaciones sexuales con ella, pero que "no la mataran", según informó el medio ABC.

Durante su declaración, Parsons empezó a llorar al afirmar que no quiso "violar a la víctima porque tenía una novia y niños pequeños". Dijo que la joven no gritó ni se peleó cuando la violaron.

El acusado dijo que, en un primer momento, la intención de los cuatro atacantes era solo robar el auto de la joven.

Después de la violación en grupo, los acusados metieron a Hannah en el baúl de su propio vehículo. Manejaron hasta un viñedo cercano, la apuñalaron y la golpearon en la cabeza con una piedra hasta matarla.

Durante el juicio, la forense estatal Deidre Abrahams dijo que la violencia contra la víctima fue tal que murió instantáneamente.

Fuente: La Nación de Argentina / GDA