El príncipe Harry y Meghan Markle llegan a la residencia del Alto Comisionado Británico en Johannesburgo, el 2 de octubre de 2019. (Foto: Michele Spatari / AFP).
El príncipe Harry y Meghan Markle llegan a la residencia del Alto Comisionado Británico en Johannesburgo, el 2 de octubre de 2019. (Foto: Michele Spatari / AFP).
/ MICHELE SPATARI

A finales de septiembre, los duques de Sussex, y el , se presentaron en el Global Citizen Live Festival, en Nueva York (EE.UU.), tras un tiempo alejados del ojo público después de que dejaran sus deberes reales y se mudaran a Los Ángeles, California.

MIRA: Meghan Markle y el príncipe Harry colaboran con una sociedad de inversiones ética

Ante las cámaras todo transcurría como se esperaba. Sin embargo, según un testigo que habría estado cerca a la pareja y que habló con el medio ‘In Touch’, “Meghan y Harry dejaban entrever sonrisas en el evento, pero por dentro no estaban bien”.

Al parecer, ambos habían discutido por el bautizo de su segunda hija, Lilibet, de tres meses.

De acuerdo con los entrevistados por el medio mencionado, la discusión comenzó luego de que los Duques abandonaron el lobby del elegante hotel Carlyle.

“Lo que comenzó como una discusión terminó en una pelea acalorada donde hubo gritos, aseguraron los testigos.

Según su relato, la discusión se debió a que Markle aparentemente quiere que el bautizo de su hija sea en una ceremonia privada en Londres (Inglaterra), al igual que la de su hijo Archie, de dos años. “Ella quiere que tenga un título de princesa”, dijeron las fuentes.

Por otro lado, el príncipe Harry, supuestamente, prefiere que el bautizo se realice en California. “Además de tener que lidiar con toda la publicidad que se le daría, Harry siente que tiene sentido darle a su familia más tiempo para calmar las cosas. Para ser honestos, él prefiere una ceremonia pequeña sin complicaciones para Lilibet en California”, afirmó uno de los testigos.

Debido a este desacuerdo entre ambos, los duques de Sussex “no se hablaron en privado durante 24 horas”, añadió un entrevistado.

Ante estas afirmaciones, un portavoz de la pareja le dijo a Daily Mail que los planes para el bautizo ya se estaban finalizando y que todo lo que se había dicho al respecto eran “meras especulaciones”.

Asimismo, mencionó que el equipo de los Duques compartirá toda la información del bautizo de Lilibet a su debido tiempo, una vez se hayan finalizado los preparativos.

Cabe resaltar que Meghan Markle y Harry le dieron la bienvenida a su segunda hija el 4 de junio.

Aunque, según ‘Elle’, aún tienen pendiente un viaje público a Inglaterra para que la reina Isabel II conozca personalmente a su nieta, la revista ‘People’ reveló que la Reina fue una de las primeras personas que conoció a Lilibet, a través de videollamada.

___________________________________

VIDEO RECOMENDADO

Príncipe Harry y Meghan Markle renuncian a sus funciones de primer rango en familia real británica.

TE PUEDE INTERESAR