Hombres jóvenes se manifiestan en Uagadugú el 30 de septiembre de 2022. (Foto: Olympia DE MAISMONT / AFP)
Hombres jóvenes se manifiestan en Uagadugú el 30 de septiembre de 2022. (Foto: Olympia DE MAISMONT / AFP)
/ OLYMPIA DE MAISMONT
Agencia AFP

Varios grandes ejes de , la capital de , estaban bloqueados el sábado por la tarde por militares, un día después de un golpe de Estado -el segundo en ocho meses- que refleja una profunda crisis en este país, afectado por la .

MIRA AQUÍ: El “Titanic africano”: el trágico hundimiento del barco Joola que dejó más 1.800 muertos y muchas preguntas sin responder

Este aumento de la tensión se produjo tras el golpe de los militares que destituyeron el viernes al teniente coronel Paul Henri Sandaogo Damiba, jefe de la junta que llegó al poder a finales de enero también por la fuerza.

Fue sustituido al frente de la junta por Ibrahim Traoré, un capitán de 34 años.

Tras una noche y una mañana tranquilas, varios testigos informaron a la AFP haber oído una ráfaga de disparos en las inmediaciones de la rotonda de las Naciones Unidas, en el centro de la ciudad, a última hora de la mañana.

Entonces, como la víspera, los militares retomaron sus posiciones para bloquear los principales ejes de la ciudad y en particular el barrio donde se encuentra la presidencia.

REVISA AQUÍ: La sorpresiva manera en la que dormía la gente en la Edad Media

En las calles, varios habitantes acogieron de manera positiva este nuevo golpe.

Damiba fracasó. Desde su llegada al poder, zonas que estaban en paz están sitiadas. Tomó el poder y luego nos traicionó, comentó Habibata Rouamba, comerciante y activista de la sociedad civil.

“En el plano de la seguridad nada va bien, no hay resultados (...)” afirmó Honoré Yonli, director de una organización de jóvenes emprendedores.

Un hombre reacciona mientras la gente se concentra en Uagadugú, Burkina Faso, el 30 de septiembre de 2022. (Foto: EFE/EPA/ASSANE OUEDRAOGO EPA-EFE/ASSANE OUEDRAOGO)
Un hombre reacciona mientras la gente se concentra en Uagadugú, Burkina Faso, el 30 de septiembre de 2022. (Foto: EFE/EPA/ASSANE OUEDRAOGO EPA-EFE/ASSANE OUEDRAOGO)
/ ASSANE OUEDRAOGO
MIRA AQUÍ: Los obstáculos que la ultraderechista Meloni enfrentará para implementar su agenda radical al llegar al poder en Italia

Deterioro de la seguridad

El viernes por la noche, después de un día de disparos en el barrio de la presidencia de Uagadugú, una quincena de soldados tomaron la palabra, poco antes de las 20H00 (GMT y local) en el plató de la radiotelevisión nacional.

En su mensaje destituyeron al coronel Damiba -cuya suerte seguía siendo desconocida el sábado- y anunciaron el cierre de las fronteras terrestres y aéreas, así como la suspensión de la Constitución, la disolución del gobierno y de la Asamblea Legislativa de Transición.

También se estableció un toque de queda de 21H00 a 05H00. Los militares invocan “el continuo deterioro de la situación de seguridad” en el país.

El nuevo jefe de la junta, el capitán Traoré, era hasta ahora el jefe de cuerpo del Regimiento de Artillería de Kaya, en el norte del país, particularmente afectado por los ataques yihadistas.

“Son los mismos jóvenes oficiales que ya estaban en las maniobras durante el primer golpe de Estado en enero. Es un golpe intramuros. (...) El tema volverá a centrarse en la lucha antiyihadista”, comenta el analista político Drissa Traoré.

El ejército de Burkina Faso cierra el acceso a los edificios gubernamentales mientras algunos residentes ondean una bandera rusa en Uagadugú, Burkina Faso, el 30 de septiembre de 2022. (Foto:  EPA-EFE/ASSANE OUEDRAOGO)
El ejército de Burkina Faso cierra el acceso a los edificios gubernamentales mientras algunos residentes ondean una bandera rusa en Uagadugú, Burkina Faso, el 30 de septiembre de 2022. (Foto: EPA-EFE/ASSANE OUEDRAOGO)
/ ASSANE OUEDRAOGO
REVISA AQUÍ: Jean Paul de Trazegnies, el campeón mundial de sunfish que competirá en los Odesur y de inmediato en su tercera maratón

Banderas rusas

Por el momento, los nuevos golpistas no indicaron si tienen intención de respetar el calendario de transición convenido por Burkina Faso y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (CEDEAO).

Estaba previsto que los civiles regresaran al poder en julio de 2024.

El viernes por la noche, la CEDEAO, de la que Burkina Faso está suspendida desde el golpe de enero, “condenó con firmeza la toma del poder por la fuerza”.

El jefe de la diplomacia europea consideró que este golpe “pone en riesgo los esfuerzos llevados a cabo desde hace varios meses” en favor de una transición política.

MIRA AQUÍ: A 50 días del Mundial: indemnizaciones, población LGTB y hospedajes, los problemas que Qatar 2022 aún no resuelve

La presencia de banderas rusas en una manifestación de varios cientos de personas el viernes por la tarde para pedir la salida de Damiba también planteó preguntas sobre la influencia de Moscú en este nuevo golpe.

Es evidente que los partidarios (de los) rusos son cada vez más numerosos. En el seno del ejército y de las poblaciones, se alzan voces para pedir una asociación con Rusia”, destaca el analista Traoré.

El presidente de la Comisión de la Unión Africana (UA), el chadiano Moussa Faki Mahamat, condenó el sábado “el cambio inconstitucional de gobierno”.

En los últimos meses se multiplicaron los ataques contra decenas de civiles y soldados en el norte y el este, donde las ciudades están bloqueadas por los yihadistas, que hacen estallar puentes con dinamita y atacan los convoyes de suministros que circulan por la zona.

REVISA AQUÍ: Gazprom suspende suministros de gas a italiana Eni por “problema” en Austria

Desde 2015, son recurrentes los ataques de los movimientos armados afiliados a los yihadistas de Al Qaeda y del grupo Estado Islámico, principalmente en el norte y el este del país, que han causado miles de muertos y el desplazamiento de unos dos millones de personas.

Con los dos golpes en Malí en agosto de 2020 y mayo de 2021 y el de Guinea en septiembre de 2021, éste es el quinto golpe de Estado en África Occidental desde 2020.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más