En esta imagen de un video transmitido por la televisión estatal RTB, el capitán Kiswendsida Farouk Azaria Sorgho, portavoz del golpe, lee una declaración en un estudio en Ougadougou, Burkina Faso, el viernes 30 de septiembre de 2022 por la noche. (Foto: RTB a través de AP)
En esta imagen de un video transmitido por la televisión estatal RTB, el capitán Kiswendsida Farouk Azaria Sorgho, portavoz del golpe, lee una declaración en un estudio en Ougadougou, Burkina Faso, el viernes 30 de septiembre de 2022 por la noche. (Foto: RTB a través de AP)
Agencia EFE

El alto representante de lapara Asuntos Exteriores, , condenó este sábado el golpe de Estado perpetrado este viernes por soldados en , el segundo levantamiento militar en ocho meses, y advirtió de que pone en riesgo los esfuerzos para supervisar la transición en este país.

MIRA AQUÍ: El “Titanic africano”: el trágico hundimiento del barco Joola que dejó más 1.800 muertos y muchas preguntas sin responder

“La Unión Europea hace un llamado al cumplimiento de los compromisos adquiridos, que formaron la base del acuerdo alcanzado con la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) el 3 de julio, con el fin de apoyar a Burkina Faso hacia el retorno al orden constitucional a más tardar el 1 de julio de 2024″, dijo Borrell en un comunicado.

El jefe de la diplomacia europea también lamentó el deterioro de la situación humanitaria y de seguridad en el país y aseguró que está “al lado del pueblo de Burkina Faso en estos tiempos difíciles”.

Un grupo de soldados dirigidos por el capitán del Ejército burkinés Ibrahim Traoré dio este viernes un golpe de Estado y derrocó al líder de la junta militar que dirigía el país, el teniente coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba.

REVISA AQUÍ: La sorpresiva manera en la que dormía la gente en la Edad Media

El país sufre frecuentes atentados yihadistas desde abril de 2015, cometidos por grupos ligados tanto a Al Qaeda como al Estado Islámico, cuyas acciones afectan especialmente al norte del país.

En noviembre de 2021, un ataque contra un puesto de la Gendarmería causó 53 muertos -49 gendarmes y 4 civiles-, lo que generó un gran descontento social que se tradujo en fuertes protestas para exigir la dimisión del presidente burkinés, Roch Marc Christian Kaboré.

Unos meses después, el 24 de enero, los militares liderados por Damiba tomaron el poder en un golpe de Estado -el cuarto en África occidental desde agosto de 2020- y depusieron al presidente.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más