El cañón láser Peresvet, creado por la misma armada rusa, sería menos dañino que las armas de nueva generación desarrolladas por el Kremlin.
El cañón láser Peresvet, creado por la misma armada rusa, sería menos dañino que las armas de nueva generación desarrolladas por el Kremlin.

A casi tres meses del inicio de la invasión rusa, el Ejército de comenzó a probar en un prototipo de una nueva arma láser que es capaz de atacar objetivos a 5 kilómetros de distancia y carbonizar a los mismos en menos de cinco segundos, según precisó el viceprimer ministro de ese país, Yuri Borisov.

En diálogo con la agencia de noticias local TASS, el funcionario detalló que el dispositivo se llama Zadira y fue utilizado por primera vez el martes para derribar drones. También celebró que una nueva generación de armas láser eventualmente le permitirá a Rusia conservar sus costosos misiles de largo alcance a la vez que provocará “daño” de otras maneras.

MIRA: La artillería destruye Severodonetsk, el epicentro de la guerra en Ucrania

El cañón fue creado en 2018, pero se lo mantuvo en completo secreto. El viceprimer ministro ruso lo comparó otra arma de índole láser conocida como Peresvet e insistió: “Si Peresvet puede cegar objetivos, la nueva generación de armas láser conduce a la destrucción física del objetivo, su destrucción térmica”.

Con relación a las pruebas conducidas esta semana, indicó que Zadira impactó efectivamente contra un dron Bayraktar TB2, al cual incineró en menos de cinco segundos.

MIRA: Rusia afirma que 1.730 militares ucranianos de Azovstal se rindieron desde el lunes

Tras las afirmaciones hechas por el Borisov, el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky se refirió al posible despliegue de nuevas armas láser en Ucrania y consideró que es reflejo del deseo de Moscú de encontrar una alternativa al uso de misiles, que le generó grandes pérdidas económicas sin reportarle un “beneficio militar estratégico”.

“Aquí vemos que en el tercer mes de una guerra a gran escala, Rusia está tratando de encontrar su ‘prodigio’. Supuestamente láser. Todo esto indica claramente el completo fracaso de la invasión”, destacó el mandatario y agregó que Moscú “tiene miedo de admitir que se han cometido errores catastróficos en los más altos niveles estatales y militares de Rusia”.

De acuerdo con Zelensky, el Ejército de Putin lleva disparados más de 2000 misiles en el marco de la invasión a su país, lo que aseguró representa una gran parte de su arsenal. Además, señaló que la mayoría de los proyectiles hicieron blanco en infraestructura civil y “no tuvieron beneficio militar estratégico”.

También se refirió a las declaraciones del viceprimer ministro ruso un alto funcionario de Defensa de Estados Unidos, quien señaló anoche que Washington aún no cuenta con pruebas que permitan comprobar el uso de Zadira en Ucrania. El funcionario habló bajo condición de anonimato a fin de revelar la evaluación militar estadounidense, según consignó la agencia AFP.

Dudas de Estados Unidos y Ucrania por el arma rusa

Consultado por el anuncio de esta arma rusa, un responsable del Pentágono dijo, en conferencia de prensa de acuerdo a lo publicado por el diario , que los Estados Unidos no vieron hasta el momento ninguna evidencia que corrobore lo que aseveró Borisov respecto del prototipo bélico.

En su discurso nocturno, incluso el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky se burló de Zadira y la comparó con “wunderwaffe” o “armas maravillosas”. El término fue acuñado durante la Segunda Guerra Mundial por los propagandistas de guerra nazis que se jactaban de la letalidad del equipo militar moderno, pero que en realidad era menos peligroso de lo que se creía.

“Todo esto indica claramente el completo fracaso de la invasión”, cerró Zelensky.