Spavor, de 43 años y oriundo de Calgary, es uno de los pocos occidentales que ha conocido y departido ampliamente con el líder norcoreano, Kim Jong-un. (Foto: AFP)
Spavor, de 43 años y oriundo de Calgary, es uno de los pocos occidentales que ha conocido y departido ampliamente con el líder norcoreano, Kim Jong-un. (Foto: AFP)
Redacción EC

Ottawa. Funcionarios consulares canadienses visitaron a un compatriota detenido en el martes, casi un mes después de que él y otro ciudadano de su país fueron arrestados por presunto espionaje.

Sin embargo, no se han proporcionado detalles sobre la condición del empresario Michael Spavor por las leyes de privacidad canadienses.



China detuvo a Spavor el 12 de diciembre, dos días después de arrestar al diplomático Michael Kovrig, acusándolos de actividades que "ponen en peligro la seguridad" de la nación asiática, una frase que frecuentemente utiliza Pekín cuando se alega el espionaje.

Si bien no se han realizado oficialmente nexos, los arrestos se considera que han sido una retaliación de Pekín por el arresto en Canadá -a pedido de Estados Unidos- de Meng Wanzhou, una alta ejecutiva del gigante chino de telecomunicaciones Huawei, a quien acusan de violar las sanciones impuestas a Irán por su programa nuclear, a través de un esquema financiero internacional.

Ottawa renovó sus llamados a la liberación inmediata de los canadienses, respaldada por Australia, Gran Bretaña, Francia, Alemania, la Unión Europea y Estados Unidos.

La visita a Spavor, la segunda por parte de funcionarios consulares, se produjo después de que el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, planteó los casos ante el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, cuya administración inició conversaciones comerciales con Pekín esta semana.

El lunes, Trudeau y Trump mantuvieron una conversación telefónica y denunciaron las detenciones "arbitrarias".