Captura de video
Captura de video

En un Mundial celebrado en un país donde los derechos de las mujeres no son iguales a los de los hombres, la periodista brasileña Isabelle Costa difundió el viernes un video en sus redes sociales desahogándose sobre una situación que vivió en .

Al informar ser objeto constante de acoso por parte de los hombres, dijo que ya estaba cansada de situaciones vergonzosas.

Mira: Cómo es la pobreza en el multimillonario Qatar, uno de los países más ricos del mundo

No es la primera vez, ni la segunda que aquí se me acercan hombres. Pero esta vez se pasó de la raya. Estaba subiendo al metro, en la estación Lusail Stadium que será la sede del partido de Brasil; noté que dos hombres se movían, me seguían, me grababan y, para completar el absurdo, me pararon y me preguntaron si yo era actriz de cine para adultos”, dijo Isabelle.

“Vergüenza total, riéndose en mi cara. Estoy cansado de esto, no es la primera vez”, se desahogó en un video subido a sus cuentas de Instagram y Twitter.

En otra publicación muestra que, al ser grabada, los hombres que la acosaban se dieron a la fuga, corriendo dentro de la estación.

No fue la primera periodista en denunciar una situación bochornosa en el país. La restricción de la bandera LGBTQIA+ —ya que la homosexualidad está criminalizada en el país— llevó a guardias de seguridad a acercarse al periodista Víctor Pereira, quien portaba la bandera del estado de Pernambuco que tiene estampado un arcoíris, luego del partido entre Argentina y Arabia Saudita.

Derechos de las mujeres

Gobernado por una monarquía absolutista, el poder del país es del emir, líder principal, pasando por dinastías y sin tener que respetar los límites constitucionales.

Estos límites los establece la dinastía Thani House, que comanda el emirato desde 1825, y obedece a la sharia, la ley religiosa islámica que dicta principios económicos, socioculturales e incluso de política exterior.

Reproducción/Instagram
Reproducción/Instagram

Desde el anuncio de que la Copa del Mundo de este año se llevaría a cabo en Qatar, se han suscitado muchas controversias, especialmente en materia de derechos humanos: la explotación del trabajo de los inmigrantes en la construcción de obras de infraestructura y estadios en el país, la posición de la mujer —inferior que de los hombres—y el hecho de que la homosexualidad es considerada un pecado punible con la muerte.

El Islam permite que un hombre se case con hasta cuatro mujeres, pero establece condiciones para estos matrimonios. Uno de ellos, y el más estricto, es que el hombre debe poder tratar a todas sus mujeres por igual.

En Qatar, solo los hombres tienen derecho a tener más de un cónyuge. Bajo la sharia, el país tiene reglas y leyes restrictivas con respecto a las mujeres. Allí, los qataríes solo pueden casarse con el permiso de un hombre de la familia.