El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla durante una conferencia de prensa el 1 de febrero de 2022 en Miami. (Foto AP/Rebecca Blackwell, archivo).
El gobernador de Florida, Ron DeSantis, habla durante una conferencia de prensa el 1 de febrero de 2022 en Miami. (Foto AP/Rebecca Blackwell, archivo).
Agencia AFP

Las mujeres de , en el sureste de , ya no podrán abortar a partir de 15 semanas de gestación, después de que el gobernador del estado, Ron DeSantis, firmara este jueves una ley al respecto.

El texto, aprobado por el Parlamento de mayoría republicana, reduce el plazo para la interrupción voluntaria del embarazo de 24 a 15 semanas.

MIRA: Biden promete defender el derecho al aborto porque se halla “bajo asalto”

Las únicas excepciones contempladas son si el aborto es necesario para salvar la vida de la madre o si el feto tiene una anomalía mortal.

“Hoy estamos aquí para defender a quienes no pueden defenderse por sí solos”, dijo DeSantis antes de firmar la ley, durante un acto con personas opuestas al aborto.

“Esto representará la mayor protección para la vida promulgada en este estado en una generación”, añadió.

MIRA: Veto al aborto en Texas sigue en pie indefinidamente tras fallo de tribunal

Durante el debate parlamentario, la oposición demócrata trató, sin éxito, de incluir excepciones en caso de violación, incesto o tráfico humano.

“Esta prohibición del aborto es un ataque a nuestras libertades más fundamentales: el derecho a controlar nuestros propios cuerpos, nuestro propio futuro”, declaró en un comunicado Stephanie Fraim, presidenta de la organización de salud reproductiva Planned Parenthood en el suroeste y el centro de Florida.

La nueva ley de Florida imita un texto similar aprobado en Misisipi, que la Corte Suprema de Estados Unidos, de mayoría conservadora, está evaluando tras sugerir en diciembre que lo ratificaría.

Varios estados gobernados por los republicanos esperan aprovechar el nuevo equilibrio del alto tribunal --seis jueces conservadores contra tres progresistas-- para restringir o revertir la sentencia Roe contra Wade, que en 1973 estableció el aborto como un derecho constitucional hasta entre 22 y 24 semanas de embarazo.

El caso más polémico fue el de Texas, donde en septiembre se votó a favor de prohibir el aborto una vez que se detecten los latidos del corazón del feto, es decir, tras unas seis semanas de gestación. En ese periodo, la mayoría de las mujeres no saben que están embarazadas.

En Florida, y en estados como Arizona y Virginia Occidental, los republicanos optaron por seguir la ley aprobada en Misisipi como una alternativa menos extrema que la de Texas. Sus legisladores esperan que esos textos se mantendrán en vigor si la Corte Suprema se limita a restringir el plazo legal del aborto.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más