Renzo Giner Vásquez

En una ceremonia celebrada en el gran salón de recepción de su lujosa residencia en Mar-a-Lago, , el polémico puso fin a la incertidumbre sobre sus deseos de regresar a la , confirmando que se presentará como candidato para las elecciones presidenciales del 2024.

Durante su alocución, Trump aseguró que Estados Unidos “no soportaría” cuatro años más bajo el mando del demócrata Joe Biden, quien lo derrotó en el 2020 en unos comicios que el republicano calificó de fraude sin mayor sustento.

Me aseguraré de que Biden no logre cuatro años más”, prometió Trump desde Mar-a-Lago.

MIRA: Donald Trump confirma que será candidato presidencial en el 2024 en Estados Unidos

El exmandatario, cuya salida estuvo marcada por el infame asalto al Capitolio del 6 de enero del 2021, ha dado así el primer paso dentro de un largo camino que estará marcado por los diversos procesos judiciales presentados en su contra y una lista de contendientes -tanto en su partido como en la tienda azul- que podrían tener mayores posibilidades que él.

NO ES EL FAVORITO

Las encuestas más recientes publicadas en Estados Unidos demuestran que Trump no tiene las mayores opciones de su lado en su deseo por regresar a la Casa Blanca.

a votantes registrados reflejan que el republicano posee una imagen “muy negativa” para el 46% de los consultados, frente a un 20% que lo considera “muy positivo” y otro 14% que lo califica como “positivo de alguna forma”.

Resultados similares arrojó realizado en agosto, donde el 56% de consultados dijo tener una opinión desfavorable de Trump. En este estudio, además, el 62% aseguraba que no quería ver al excéntrico multimillonario neoyorquino como candidato presidencial en el 2024.

Sin embargo, cabe resaltar que no sería la primera vez que Trump tendría a los sondeos en contra. Si bien dominó en todas las encuestas de preferencia de voto para las primarias del 2016, el magnate perdía la contienda contra la demócrata Hillary Clinton según las predicciones de las diferentes encuestadoras.

Hasta el día de la elección, medios como The New York Times le daban a Clinton una posibilidad superior al 50% para ganar la elección que finalmente terminó llevando a Trump a la Casa Blanca.

Los sondeos de intención de voto para las elecciones del 2016 mostraban como clara favorita a la demócrata Hillary Clinton, quien terminaría perdiendo la contienda frente a Trump.
Los sondeos de intención de voto para las elecciones del 2016 mostraban como clara favorita a la demócrata Hillary Clinton, quien terminaría perdiendo la contienda frente a Trump.

LAS PRIMARIAS REPUBLICANAS

Pero, a diferencia del 2016, el camino de Trump para el 2024 se vería cuesta arriba desde las primarias partidarias.

Tanto el asalto al Capitolio dirigido por sus seguidores como el fracaso de los candidatos apoyados por él durante las elecciones intermedias en las que se esperaba una ola roja que nunca llegó, han mellado la imagen de Trump.

Antes de su anuncio, incluso, las voces dentro del Partido Republicano que le pedían abandonar su sueño presidencial habían incrementado.

Por otro lado, resalta que, a diferencia del 2016, Trump ya no contaría con uno de sus mayores ventajas: ser la sorpresa de la elección.

Los republicanos recordarán su incapacidad para derogar las reformas sanitarias demócratas y sus reiteradas promesas de inversión en infraestructura que nunca se cumplieron. Y luego está el manejo de Trump de la pandemia de coronavirus, que podría exponerlo a ataques en múltiples frentes”, señala el periodista Anthony Zurcher dentro de su análisis.

Otra amenaza dentro de casa para Trump podría ser el reelecto gobernador de Florida, Ron DeSantis. Según un análisis realizado por el periodista de CNN, Chris Cillizza, DeSantis representa actualmente una “amenaza directa” para Trump.

DeSantis tiene una gran habilidad para atraer titulares y ha logrado un apoyo considerable con una agenda profundamente conservadora en su estado, que tocó temas como la inmigración, la educación y el aborto, entre otros”, escribe Cillizza.

El gobernador de Florida aún no ha confirmado si irá tras la elección presidencial en el 2024, pero en los últimos comicios varios de sus seguidores coreaban “dos años más” en referencia al tiempo que se mantendría en el cargo antes de renunciar para competir por la nominación republicana.

Pese a que aún no ha confirmado que se presentará como candidato presidencial, DeSantis ha venido cosechando gran popularidad entre los republicanos, la misma que se vio reflejada en su reelección como gobernador de Florida durante los últimos comicios de medio término.
Pese a que aún no ha confirmado que se presentará como candidato presidencial, DeSantis ha venido cosechando gran popularidad entre los republicanos, la misma que se vio reflejada en su reelección como gobernador de Florida durante los últimos comicios de medio término.
/ GIORGIO VIERA - AFP

Otros nombres que figuran en la lista de Cillizza son la del senador de Carolina del Sur, Tim Scott; el gobernador de Virginia, Glenn Youngkin; el senador por Texas, Ted Cruz; y, muy probablemente, el exvicepresidente de Trump, Mike Pence.

Este último acaparó distintos titulares de medios estadounidenses en días recientes, luego de que publicara sus memorias y calificara de “cobarde” a Trump por haber sido “parte del problema”, en referencia al asalto al Capitolio, un evento donde además, resalta Pence, “me pusieron en peligro a mí, a mi familia y a todos en el edificio del Capitolio”.

Cabe recordar que el entonces vicepresidente se encontraba en la sede legislativa como parte del proceso de confirmación de la victoria de Biden. Revelaciones hechas por el comité especial que investiga dicho asalto apuntan a que Trump habría instigado a que sus seguidores atenten contra Pence si era necesario.

EL LADO DEMÓCRATA

Desde la tienda demócrata, por otro lado, hay varios nombres que se perfilan para las elecciones del 2024.

La lista está encabezada, evidentemente, por el actual presidente Joe Biden, quien ha anunciado que esperará hasta inicios del próximo año para revelar si se presentará a la reelección o buscará un relevo.

Tras el anuncio de Trump, Biden escribió en su cuenta de Twitter que “Trump falló a Estados Unidos”. La postulación del republicano podría ser determinante para la decisión del actual presidente.

De ser así, las primarias demócratas estarían casi definidas a su favor, como tradicionalmente ha ocurrido. Su popularidad a nivel nacional, sin embargo, no atraviesa por su mejor momento.

La encuesta realizada en septiembre por NBC muestra que el 40% tiene una percepción “muy negativa” de Biden, frente a un 22% que lo considera “muy positivo” y otro 20% que lo califica como “positivo de alguna forma”.

Biden aún no ha confirmado que se presentará para la reelección en el 2024, un anuncio que realizará recién a inicios del próximo año según adelantó.
Biden aún no ha confirmado que se presentará para la reelección en el 2024, un anuncio que realizará recién a inicios del próximo año según adelantó.
/ MANDEL NGAN

En el otro escenario, donde optaría por un relevo, aparecen nombres como el de la actual vicepresidenta Kamala Harris, el secretario de Transporte, Pete Buttigieg, o del actual gobernador de California, Gavin Newson.

En el caso de Harris, quien se perfila como la opción más probable en una contienda sin Biden, el panorama no luce muy alentador. Desde su llegada a la vicepresidencia Harris ha visto su popularidad descender, marcado principalmente por la misión de encargarse del flujo de inmigrantes a Estados Unidos que el Partido Republicano se ha encargado de criticar.

Así, Harris ha pasado de un apoyo del 44% en el 2021 a un 39% en la actualidad, mientras que su desaprobación ha despegado del 43% al 54% en el mismo periodo, .

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más