Redacción EC

El poderoso , que tocó tierra en este miércoles con vientos de hasta 240 kilómetros por hora, partió en dos la carretera elevada que conecta Fort Myers con las islas de Sanibel y Captiva, hogar de más de 6.500 personas. Varios tramos de dicha vía han quedado destrozados.

No se sabe cuántas personas obedecieron las órdenes de evacuación y salieron de las islas antes de que la marejada ciclónica arrasara con el lugar.

MIRA: Última hora del huracán Ian EN VIVO: Sigue la trayectoria de la tormenta y la alerta en Carolina del Sur

De acuerdo con el portal Infobae, Sanibel es una de las islas más bellas de toda la Florida y está ubicada sobre la costa oeste de la península, en el golfo de México.

El huracán Ian destruyó una sección de la carretera que conduce a Sanibel, Florida, en el condado de Lee. (AP).
El huracán Ian destruyó una sección de la carretera que conduce a Sanibel, Florida, en el condado de Lee. (AP).

La población que aún se encuentra en la isla ha quedado incomunicada por tierra ya que la única autopista que une a la isla con la península de Florida quedó literalmente partida en dos por la fuerza del huracán Ian.

El huracán Ian destruyó una sección de la carretera que conduce a Sanibel, Florida, en el condado de Lee. (AP).
El huracán Ian destruyó una sección de la carretera que conduce a Sanibel, Florida, en el condado de Lee. (AP).

El paso del huracán Ian por Florida ha dejado un sendero de destrucción, en especial en el suroeste y centro de este sureño estado, donde hay más de 2,6 millones de personas sin energía, miles continúan atrapados en sus domicilios inundados de agua, algunas carreteras están intransitables y las autoridades hablan de dos posibles muertos.

El huracán Ian destruyó una sección de la carretera que conduce a Sanibel, Florida, en el condado de Lee. (AP).
El huracán Ian destruyó una sección de la carretera que conduce a Sanibel, Florida, en el condado de Lee. (AP).

“Nos aplastó”, confesó al programa “Good Morning America” de la cadena ABC el alguacil del condado Lee, Carmine Marceno, quien adelantó que las muertes se contarán por “centenares”, una aseveración que luego fue matizada por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, que se refirió a dos posibles decesos.

“Hemos tenido dos muertes no confirmadas, en el sentido de que no sabemos si están relacionadas con la tormenta. Nuestra suposición es que probablemente lo sean”, dijo DeSantis en una rueda de prensa ofrecida en Tallahassee, la capital del estado, donde señaló que todavía es prematuro dar un primer recuento oficial de víctimas mortales.

Una de esas posibles víctimas es un hombre de 72 años de la localidad de Deltona, al noreste de Orlando, quien pereció la madrugada de este jueves tras caer a un canal mientras vaciaba su piscina en medio de la intensa lluvia, según informó la Policía del condado de Volusia, en el centro de Florida.

En el condado Lee, donde se asienta Fort Myers y la zona del impacto de Ian, las carreteras y los puentes siguen intransitables, manteniendo a miles de personas atrapadas en sus domicilios y, los que no han perdido la conexión, piden ayuda al teléfono de emergencia 911, algunos de los cuales están siendo rescatados con helicópteros.

“Todavía no podemos acceder a muchas de las personas que lo necesitan”, confesó Marceno.

“Nunca habíamos visto marejadas ciclónicas de esta magnitud”, confesó el gobernador, quien dijo que las inundaciones registradas en zonas costeras por la subida de la marea corresponden a un evento “de cada 500 años”, y alertó que el aumento de la marea puede continuar a lo largo de la jornada de hoy.

Entre las infraestructuras impactadas figura el aeropuerto de Sarasota, que permanece cerrado y no estará operativo hasta la tarde de viernes o el sábado, luego de que el viento y las intensas lluvias destrozarán un tejado en una de sus terminales, según informó su director ejecutivo, Rick Piccolo, al canal local FOX 13

Con información de EFE

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más