(Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)
Redacción EC

El influyente senador es uno de los pocos integrantes del Partido Republicano que se han atrevido a criticar abiertamente al presidente , a quien en algún momento llegó a tachar de “farsante”.

Por ello, muchos no se sorprendieron cuando el representante de Utah fue el único republicano que este miércoles rompió filas en el Senado y votó a favor de condenar al mandatario en el juicio político en su contra.

Soy consciente de que hay personas en mi partido [...] que desaprobarán enérgicamente mi decisión, y en algunos sectores se me denunciará con vehemencia”, dijo el senador antes de la votación y acusó a Trump de ser “culpable de un terrible abuso de la confianza pública”.

El político afirmó que su “conciencia” y su “fe mormona” lo obligaban a respetar el juramento de imparcialidad que hizo en la apertura del juicio político hace casi tres semanas.

Romney, el mormón de más prominencia pública en Estados Unidos, es actualmente senador por Utah y es enormemente popular en ese estado en el que más del 60% de los residentes practican la religión mormona.

Empresario millonario y exgobernador de Massachusetts (noreste), Romney, de 72 años, tiene una trayectoria de respetado republicano del establishment, la misma que lo llevó a ser candidato presidencial del partido en el 2012, aunque perdió las elecciones ante el demócrata Barack Obama.

Romney ya había experimentado una derrota en el 2008, cuando perdió la nominación presidencial republicana ante el senador John McCain.

En el hemiciclo del Senado, Mitt Romney dijo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es culpable de un "terrible abuso de la confianza pública". (Foto: Reuters)
En el hemiciclo del Senado, Mitt Romney dijo que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, es culpable de un "terrible abuso de la confianza pública". (Foto: Reuters)
/ HANDOUT

Un misionero mormón con raíces políticas

Nacido en una familia acomodada el 12 de marzo de 1947 y criado cerca de Detroit, Michigan, Romney se educó en la Universidad Brigham Young, una institución mormona en Utah, y después en Harvard.

Conoció la política desde pequeño. Su padre, George, fue presidente de American Motors Corporation y gobernador de Michigan entre 1963 y 1969. George Romney perdió un intento por conseguir la nominación presidencial republicana en 1968 y sirvió en el gabinete del presidente Richard Nixon. Su madre, Lenore Romney, fue candidata a senadora de Michigan.

Cinco generaciones de la familia de Mitt Romney han sido miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la iglesia mormona. Él fue misionero mormón en Francia por más de dos años después de terminar la secundaria y ejerció roles similares a ser un pastor laico.

El político, que hizo fortuna como fundador y ejecutivo de la empresa Bain Capital en 1984, ganó como gobernador de Massachusetts en el 2003 en parte porque “vendió” su éxito como organizador de las Olimpiadas de Invierno en Salt Lake City (Utah) entre 1999 y el 2002, que logró rescatar de un abismo financiero.

Romney se casó a los 21 años con Ann Davies, a quien conoció durante la secundaria y logró convertirla al mormonismo. La pareja tiene cinco hijos.

Romney junto a su esposa Ann Davies durante un acto de la campaña presidencial republicana en el 2012. (Foto: Reuters)
Romney junto a su esposa Ann Davies durante un acto de la campaña presidencial republicana en el 2012. (Foto: Reuters)
/ BRIAN SNYDER

La pesadilla de Trump

Durante la campaña presidencial del 2016, Romney sen enfrentó duramente a Donald Trump, a quien acusó de ser un “farsante” y un “fraude” que estaba “que estaba tomando al público estadounidense por tonto”. Por su parte, el magnate neoyorquino no perdió oportunidad para recordarle a Romney su derrota ante Obama.

La rivalidad creció al punto que Romney quedó como líder de la coalición anti Trump nacida en el seno del “establishment” del Partido Republicano. Como líder del movimiento “Nunca Trump”, Romney buscó en vano descarrilar el camino del empresario hacia la nominación presidencial republicana.

Pese a que ambos personajes bajaron el tono desde que Trump asumió la presidencia y Romney se convirtió en senador, la relación entre ellos siempre se mantuvo tensa.

Este miércoles, ante la decisión de Romney de darle la espalda a Trump, el hijo del presidente, Donald Trump Junior, pidió que Romney sea expulsado del partido Republicano.

Mitt Romney siempre estará amargado de que nunca será presidente. Era demasiado débil para vencer a los demócratas entonces, así que ahora se une a ellos”, dijo.