John Henry Ramírez fue ejecutado en Texas. (AP).
John Henry Ramírez fue ejecutado en Texas. (AP).
Agencia AP

John Henry Ramírez, un reo sentenciado a muerte en cuyo caso ilustró el papel de consejeros espirituales en las cámaras de ejecución, fue ejecutado este miércoles 5 de octubre de 2022, a pesar de los esfuerzos de un fiscal de distrito por detener su muerte por inyección letal.

John Henry Ramírez, de 38 años, fue sentenciado a muerte por el asesinato de Pablo Castro, de 46 años, empleado de una tienda de paso en el 2004.

MIRA: Texas ejecuta a un hombre por el asesinato de agente inmobiliaria de Dallas hace 16 años

Los fiscales dicen que Castro salió a sacar la basura del establecimiento en Corpus Christi cuando Ramírez lo asaltó y le robó $1.25, matándolo de 29 puñaladas.

El asesinato de Castro tuvo lugar durante una serie de atracos. Ramírez y dos mujeres habían estado robando dinero luego de tres días de juerga con drogas.

Ramírez huyó a México, pero fue arrestado tres años y medio después.

Ramírez impugnó las reglas penitenciarias del estado que impedían a su pastor tocarlo y orar en voz alta durante su ejecución alegando que se estaba violando su libertad religiosa.

Dicha impugnación derivó en que se postergara su ejecución y la de otros reos.

En marzo, la Suprema Corte de la nación le dio la razón a Ramírez diciendo que los estados deben complacer los deseos de los sentenciados a muerte que quieran que sus líderes religiosos los toquen y les oren durante su ejecución.

El lunes, la Junta de Perdones y Libertad Condicional de Texas se negó por unanimidad a conmutar la sentencia a muerte de Ramírez a una pena menor.

El fiscal principal en el juicio de Ramírez en 2008, Mark Skurka, dijo que era injusto que alguien le orara a Ramírez en sus últimos momentos mientras que Castro no tuvo esa oportunidad.

El abogado de Ramírez, Seth Kretzer, dijo que aunque siente compasión por la familia de Castro, el objetivo con la impugnación de su cliente era proteger la libertad religiosa de todos.

Kretzer dijo que la consejera espiritual de Ramírez, Dana Moore, además podrá sostener una Biblia en la cámara de muerte, lo cual tampoco había sido permitido antes.

El mes pasado, la Corte de Apelaciones de Texas se rehusó a siquiera considerar la petición.

Ramírez es el tercer reo ejecutado en Texas este año y el número 11 en el país.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más