Llega a Atlanta la segunda estadounidense infectada con ébola
Llega a Atlanta la segunda estadounidense infectada con ébola
Redacción EC

Atlanta, AP

Una misionera estadounidense diagnosticada recientemente con el virus del ébola, en África occidental, arribó a Atlanta para que los médicos vigilen los efectos de una droga experimental que ella aceptó tomar, aunque nunca ha sido empleada en seres humanos.

Nancy Writebol arribó en un avión privado proveniente de Monrovia, Liberia, a la base aérea Dobbins, de donde una ambulancia la llevó al hospital de la Universidad de Emory, vecino a la sede de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Tres días atrás, el doctor Kent Brantly arribó al mismo lugar.


Los dos pacientes —que ahora se encuentran en una unidad de aislamiento en Emory— resultaron infectados a pesar de las precauciones cuando trataban a enfermos de ébola en África occidental, donde el virus supera los esfuerzos de los gobiernos por contenerlo y ha matado a 900 personas hasta el momento.

Si bien los familiares dicen que ambos han mejorado con el nuevo suero, los médicos en Emory no han divulgado información sobre el tratamiento. La obra empleadora de Writebol, señaló que su estado es grave, pero estable.

El suero fue elaborado por una compañía de San Diego, financiada por las Fuerzas Armadas, que usó anticuerpos tomados de ratones inyectados con el virus. Se utilizan plantas de tabaco de Kentucky para reproducirlo.

Si el suero resulta eficaz, podría generar presiones para acelerar los ensayos y la producción y tratar de contener el brote en África. Pero tomaría años demostrar la eficacia de un tratamiento y empezar a producirlo masivamente.

Brantly, de 33 años, y Writebol, de 59, trabajaban en la clínica de unos misioneros en las afueras de la capital liberiana. El brote de ébola más grande que se haya registrado se ha extendido a Guinea, Sierra Leona y a Lagos, Nigeria, una ciudad densamente poblada de millones de habitantes.