Redacción EC

El sorpresivo traslado de unos 50 migrantes, casi todos venezolanos,, en el noreste de Estados Unidos, sigue generando controversia luego de que se confirmara que el arribo fue por orden del gobernador de Florida, . Con el paso de los días, se conocen nuevos detalles sobre cómo fue la operación y qué les dijeron a estas personas antes de ser embarcadas en dos aviones hasta el estado de Massachusetts.

Los migrantes llegaron el miércoles de la semana pasada a Martha’s Vineyard, un bastión demócrata y mítico lugar de vacaciones para la élite política de Estados Unidos. Ellos fueron trasladados desde Texas pero en dos vuelos que el gobernador Ron DeSantis dijo haber organizado.

LEE TAMBIÉN: Traslado de migrantes por gobernadores republicanos es “vergonzoso” y “cruel”, dice la Casa Blanca

Tras permanecer más de 24 horas en Martha’s Vineyard, y luego de que la comunidad se organizara rápidamente para darles cobijo y alimentación, el grupo fue trasladado el viernes de manera temporal a la cercana base militar de Cape Cod.

Los migrantes venezolanos llegaron a Martha's Vineyard el miércoles de la semana pasada. (EFE/EPA/CJ GUNTHER).
Los migrantes venezolanos llegaron a Martha's Vineyard el miércoles de la semana pasada. (EFE/EPA/CJ GUNTHER).

El gobernador de Massachusetts, Charlie Baker, habilitó los refugios en la base militar y dijo que la Agencia estatal de Gestión de Emergencias y las autoridades locales garantizarán alimentos y servicios esenciales para los migrantes.

Telemundo informó que la base militar fue utilizada en el 2005 para albergar a personas desplazadas en Louisiana por el huracán Katrina, y sirvió de hospital en los peores meses de la pandemia de coronavirus.

¿Cómo fue el traslado de Texas a Massachusetts?

Los migrantes llegados a Martha’s Vineyard hablaron con la prensa estadounidense y aseguraron que una mujer, a la que identificaron como Perla, les engañó en la ciudad texana de San Antonio para que abordaran los dos vuelos el miércoles. Aseguraron que ella les dijo que iban a ser trasladados a Boston, también está en Massachusetts pero muy lejos del destino final que tuvieron.

También les dijo que una vez instalados en Boston, recibirían ayuda para que se aceleren sus trámites para conseguir permisos de trabajo como solicitantes de asilo.

La comunidad de Martha's Vineyard se organizó para ayudar a los migrantes. (EFE/EPA/CJ GUNTHER).
La comunidad de Martha's Vineyard se organizó para ayudar a los migrantes. (EFE/EPA/CJ GUNTHER).

El periódico entrevistó a Emmanuel, un joven venezolano de 27 años. Él dijo que Perla le pagó 200 dólares para que buscara a migrantes que quieran subir a un avión con destino a “estados santuario”, donde “hay ayudas para los migrantes”.

El joven manifestó que le dio a Perla el contacto de 10 personas que estaban en un centro para inmigrantes en San Antonio.

Ron DeSantis es una figura emergente en el Partido Republicano.
Ron DeSantis es una figura emergente en el Partido Republicano.
Además…
Ron Desantis

Ron DeSantis es una figura relevante en el Partido Republicano. Es gobernador de Florida desde el 2018 y fue un aliado clave del presidente Donald Trump. Ahora se perfila como un posible precandidato para las elecciones presidenciales del 2024.

Cabe precisar que el término “ciudades santuario” se utiliza para designar a aquellas urbes donde las autroridades locales limitan su colaboración con las federales de inmigración. Por ejemplo, cuando un residente de alguna de estas ciudades entra en contacto con la policía, no se le pregunta por su estatus migratorio. Algunas “ciudades santuario” son Miami, Los Ángeles, Seattle, San Diego, Austin, Boston, Houston, Chicago, San Francisco y Denver.

De acuerdo con el joven, la mujer le dijo que los 200 dólares que le ofreció provenían de un “benefactor anónimo” que financiaba los vuelos.

Otro migrante le confirmó al diario que también fue reclutado por una mujer llamada Perla. “Creo que todo esto es una estrategia para hacernos faltar a nuestras citas en la corte, para que tengamos problemas con la ley y puedan deportarnos”, afirmó. Este solicitante de asilo dijo que tiene una cita ante una corte migratoria en Los Ángeles, California, la próxima semana.

Elizabeth Folcarelli, directora de Martha’s Vineyard Community Services, le dijo a la agencia The Associated Press que a los migrantes “les dijeron que tendrían un trabajo y una vivienda”.

Un oficial de policía de Edgartown entrega alimentos a un grupo de casi 50 migrantes de Venezuela que fueron trasladados en avión a la isla de Martha's Vineyard. (EFE/EPA/CJ GUNTHER).
Un oficial de policía de Edgartown entrega alimentos a un grupo de casi 50 migrantes de Venezuela que fueron trasladados en avión a la isla de Martha's Vineyard. (EFE/EPA/CJ GUNTHER).

La agencia Reuters conversó con otro migrante, que se identificó como Luis, quien dijo que Perla se acercó a él y a su familia afuera de un centro de inmigración en San Antonio y que los alojó en un hotel. También les pidió pidió que firmaran una exención de responsabilidad.

El abogado Julio Henríquez, que se reunió con varios de los 50 migrantes, dijo a The Associated Press que las personas “no tenían idea de adónde iban ni dónde estaban”.

Los dos vuelos con destino a Martha’s Vineyard hicieron escala en Florida, confirmó Henríquez; a bordo, los migrantes recibieron información y mapas de Massachusetts.

La también conversó con varios de los migrantes, quienes contaron la misma historia: su vuelo salió en San Antonio y les dijeron que estaban siendo llevados a Boston.

El venezolano Andrés Duarte, de 30 años, le dijo al que cruzó recientemente la frontera con Texas y que estaba en un refugio en San Antonio. “Ella [Perla] nos ofreció una ayuda que nunca llegó”, explicó. “Mira, cuando no tienes dinero y alguien te ofrece ayuda, pues significa mucho”, agregó.

Telemundo indicó que varios de los migrantes trasladados a Martha’s Vineyard tienen citas con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) el 19 de septiembre en San Antonio. A otros se les ordenó presentarse ante las autoridades de inmigración en un plazo de entre dos semanas o tres meses en ciudades como Filadelfia y Washington D.C.


Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más