El director ejecutivo de FTX, Sam Bankman-Fried, posa para una foto en un lugar no especificado, el 5 de julio de 2022. (FTX/Folleto vía REUTERS).
El director ejecutivo de FTX, Sam Bankman-Fried, posa para una foto en un lugar no especificado, el 5 de julio de 2022. (FTX/Folleto vía REUTERS).
Redacción EC

fue detenido la noche del lunes en Bahamas y acusado este martes por fiscales de Estados Unidos de ocho cargos criminales.

La acusación contra el fundador y exdirector ejecutivo de la plataforma de criptomonedas FTX incluye cargos de fraude electrónico, lavado de dinero y violación de las leyes de financiación de campañas políticas.

MIRA: Quién es Sam Bankman-Fried, el joven multimillonario que perdió US$ 14.000 millones en un día, el 94% de su fortuna

Según un documento hecho público por la Fiscalía del Distrito Sur de Nueva York, los ocho cargos están principalmente relacionados con la idea del fraude o conspiración para el fraude: a los clientes de FTX, a los prestamistas; fraude de productos o fraude de valores, entre otros, informó la agencia EFE.

El primer cargo, conspiración para fraude a los clientes, dice que Sam Bankman-Fried y sus socios “diseñaron a sabiendas e intencionalmente una trama y un plan para defraudar, obtener dinero y propiedades por medio de simulaciones falsas o fraudulentas, representaciones y promesas”, y “acordó con otros engañar a los clientes de apropiándose de manera indebida de sus depósitos y usándolos para pagar gastos y deudas de Alameda Research”.

MIRA: FTX: una de las mayores empresas de criptomonedas del mundo se declara en bancarrota y su fundador renuncia

EFE recuerda que Alameda Research era la firma de inversiones creada por el mismo Bankman-Fried, en la que supuestamente utilizó miles de millones de dólares de los clientes de FTX sin su conocimiento para llevar a cabo arriesgadas operaciones.

“Alegamos que Sam Bankman-Fried erigió un castillo de naipes sobre cimientos de engaños al tiempo que decía a los inversores que era uno de los edificios más seguros del cripto”, dijo el presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC), Gary Gensler. “El presunto fraude cometido por el señor Bankman-Fried es un llamado de atención a las plataformas cripto para que cumplan nuestras leyes”.

En esta ilustración fotográfica tomada el 13 de noviembre de 2022, se muestra el logotipo de la criptomoneda FTX, reflejado en una imagen del exdirector ejecutivo Samuel Bankman-Fried. (STEFANI REYNOLDS / AFP).
En esta ilustración fotográfica tomada el 13 de noviembre de 2022, se muestra el logotipo de la criptomoneda FTX, reflejado en una imagen del exdirector ejecutivo Samuel Bankman-Fried. (STEFANI REYNOLDS / AFP).

Otro de los cargos contra Sam Bankman-Fried, de 30 años, lo acusa de “cometer delitos contra Estados Unidos implicándose en violaciones de leyes federales relativas a la confección, recepción e información de contribuciones, donaciones o gastos” incurridos en elecciones federales, aunque no cita a qué candidatos dirigió sus donaciones.

La SEC alega que Bankman-Fried recaudó más de 1.800 millones de dólares de inversionistas de capital desde mayo del 2019 al promover a FTX como una plataforma segura y responsable para la compra y venta de criptomonedas, de acuerdo con la agencia AP.

También se le acusó de violar las leyes de financiación de campañas, un cargo que puede tener grandes repercusiones ya que Bankman-Fried fue uno de los mayores donantes políticos de este año, dice EFE.

Según distintos reportes periodísticos, Bankman-Fried financió tanto a candidatos demócratas como a republicanos, aunque en el caso de los demócratas lo hizo abiertamente y en el de los republicanos con firmas pantalla.

El documento de la Fiscalía concluye que el acusado “entregará a Estados Unidos (...) todas y cada una de las propiedades, inmobiliarias o personales, logradas o derivadas de procedimientos identificables con la comisión de los citados delitos, incluyendo y no limitándose a la suma de dinero en divisa estadounidense que represente el total de productos identificables con la comisión de dichos delitos”.

Según el diario The New York Times, Bankman-Fried cooperó durante el arresto y en las próximas horas comparecerá ante el Tribunal de Primera Instancia de Nassau, la capital de las Bahamas, sin que se conozca cuándo podría activarse la extradición a Estados Unidos.

En esta foto de archivo tomada el 9 de febrero de 2022, Samuel Bankman-Fried, fundador y director ejecutivo de FTX, testifica durante una audiencia del Comité Senatorial de Agricultura, Nutrición y Silvicultura. (SAUL LOEB / AFP).
En esta foto de archivo tomada el 9 de febrero de 2022, Samuel Bankman-Fried, fundador y director ejecutivo de FTX, testifica durante una audiencia del Comité Senatorial de Agricultura, Nutrición y Silvicultura. (SAUL LOEB / AFP).

Bankman-Fried hizo varias apariciones en medios en el último mes, pese al riesgo de ser procesado por fraude tras la caída de la firma que a inicios del año era valorada en 32.000 millones de dólares.

En Estados Unidos, “si es condenado por fraude podría pasar el resto de su vida en prisión, dada la cifra”, estimó Jacob Frenkel, de la consultora Dickinson Wright.

“No habría acusación si los fiscales no estuvieran absolutamente convencidos de que van a obtener una condena”, agregó el experto en investigaciones federales que trabajó para la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC).

FTX se declaró en quiebra el pasado 11 de noviembre y a finales de ese mismo mes, los nuevos gestores de la compañía comparecieron por primera vez ante el tribunal de bancarrotas del estado de Delaware para comenzar el proceso de reestructuración.

La plataforma podría tener más de un millón de acreedores en todo el mundo. Hasta ahora, la compañía ha admitido que debe más de 3.000 millones de dólares a sus 50 principales acreedores.

Sin embargo, Bankman-Fried responsabiliza de la quiebra en parte a la masiva venta de criptomonedas que se produjo a principios de año. Para el fundador de la empresa, esa venta redujo a la mitad la garantía de FTX, de unos 30.000 millones de dólares.

Llegados a esa situación, según Bankman-Fried, la venta de criptomonedas continuó, combinada con una restricción crediticia y una “huida del banco”, lo que redujo la garantía a 9.000 millones antes de que FTX se declarara en quiebra.