Sanna Marin pide disculpas a periodistas por haber realizado una fiesta en su residencia oficial
Sanna Marin pide disculpas a periodistas por haber realizado una fiesta en su residencia oficial
/ Twitter
Grupo GDA

La , , se disculpó hoy por una nueva foto que salió a la luz de una fiesta privada que tuvo lugar en su residencia oficial en julio, tras el revuelo que se generó en torno a la publicación de varios videos en los que se la ve de fiesta y por los que se sometió a un test antidrogas, que dio negativo.

Esta semana comenzó a circular en las redes sociales otra imagen en la que se ve a dos influencers besándose y cubriendo sus pechos desnudos con un cartel que lleva escrito “Finlandia” desde Kesäranta, la residencia oficial de la primera ministra en Helsinki.

MIRA: La primera ministra finlandesa se sometió a una prueba de drogas tras polémica por fiesta

En declaraciones a periodistas luego de su discurso en una reunión anual de funcionarios responsables de las misiones de Finlandia en el extranjero, Marin confirmó que invitó a algunos amigos a su residencia para pasar tiempo en el “sauna, nadar y pasar tiempo juntos”.

Una captura de pantalla de la foto tomada en la residencia oficial del Primer Ministro en Kesäranta, en la que aparecen dos mujeres besándose y que fue publicada en la cuenta de Tiktok de la modelo Sabina Särkkä. El video fue eliminado tiempo después.
Una captura de pantalla de la foto tomada en la residencia oficial del Primer Ministro en Kesäranta, en la que aparecen dos mujeres besándose y que fue publicada en la cuenta de Tiktok de la modelo Sabina Särkkä. El video fue eliminado tiempo después.
/ TikTok

“En mi opinión, la imagen no es apropiada. Pido disculpas por ello. Ese tipo de foto no debería haberse tomado, pero por lo demás, no ocurrió nada extraordinario en la reunión”, dijo la primera ministra, asegurando que la foto fue tomada, en efecto, en la residencia.

La foto, en la que no aparece Marin, fue tomada en los baños de la planta baja de Kesäranta durante un evento privado, por lo que la seguridad nacional finlandesa no fue amenazada en ningún momento, según detalló la mandataria.

“Los dispositivos de seguridad estuvieron presentes en todo momento”, dijo, y aclaró que se facilitaron los nombres de todos los invitados a los miembros de la seguridad que monitorean la casa, informó el medio finlandés Yle.

“Utilizamos las instalaciones del sauna y la zona del jardín, pero no pasamos tiempo dentro de la casa Kesäranta, aunque los baños de la planta baja sí estaban en uso”, profundizó Marin.

Los finlandeses han estado divididos sobre el compartimiento de la primera ministra, de 36 años, y algunos han expresado su apoyo a la joven líder por combinar su vida privada con su carrera de alto perfil, mientras que otros han planteado preguntas sobre si su juicio se vería afectado por sus actividades de ocio.

Escándalo y filtraciones

La foto en la residencia oficial es la última de una serie de filtraciones que obligaron a la primera ministra a dar explicaciones. La semana pasada se publicó un video en el que Marin aparecía cantando y bailando con famosos finlandeses en varias fiestas y, más tarde, otro en la que se la veía bailando muy cerca de un cantautor finlandés en una discoteca.

Tras la fuerte repercusión por las imágenes, la premier decidió someterse a un test de drogas, como le exigían miembros de la oposición y de su propia coalición de gobierno, después de afirmar que nunca había tomado drogas y que no había visto a nadie hacerlo en la fiesta a la que asistió. Ayer se conoció que el resultado dio negativo.

El jueves, Marin dijo que le molestaba que los videos de su baile en fiestas privadas se publicaran en Internet, ya que estaban destinados a ser vistos solo por amigos. “Confío en que la gente entienda que el tiempo de ocio y el tiempo de trabajo se pueden separar”, insistió al día siguiente.

La líder socialdemócrata, quien que se convirtió en la jefa de gobierno más joven del mundo en diciembre de 2019, también dijo que su capacidad para desempeñar sus funciones oficiales no se había visto afectada en la noche del sábado en cuestión y que habría abandonado la fiesta si hubiera tenido que trabajar.

“Esperaría que en el año 2022 sería aceptable que los responsables de gobierno bailen, canten y vayan a fiestas”, expresó Marin en una de las varias declaraciones a la prensa que hizo en los últimos días para intentar frenar el escándalo. “Hubiese preferido que no salieran esas fotos, pero será cuestión de que los votantes decidan qué opinan al respecto”.

Marin está casada con Markus Räikkönen desde 2020 y juntos tienen un hija de 4 años.

Cuando fue electa como primera ministra, Marin dijo que pasaba su tiempo libre con amigos al igual que otras personas de su edad y que pretendía seguir siendo la misma persona que antes.

“Espero que se acepte. Vivimos en una democracia y en las elecciones todo el mundo puede decidir estas cuestiones”, comentó entonces, según reprodujeron medios locales.

La política ya había sido criticada en diciembre del año pasado tras haber concurrido a una discoteca cuando era contacto estrecho de un caso de Covid-19.

Por: “La Nación” de Argentina / GDA

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más