Redacción EC

Este lunes inició en el juicio contra los presuntos cómplices del ataque terrorista perpetrado durante las celebraciones por el en la ciudad de en el 2016 que dejó 86 víctimas mortales y más de 300 heridos.

LEE TAMBIÉN: Macron concluye visita a Argelia para reactivar la relación con Francia

El proceso busca determinar el grado de implicación que tuvieron los 8 acusados, tres de ellos por asociación criminal terrorista y los otros cinco por asociación criminal, en el ataque. Constará de un total de 64 audiencias en las que se esperan escuchar los testimonios de los sobrevivientes a la masacre y familiares de las víctimas.

Esta primera sesión estuvo marcada por la poca presencia de público, a comparación de los procesos por los ataques contra el Charlie Hebdo y del 13 de noviembre del 2015. La sala de 750 metros cuadrados estaba principalmente ocupada por los 130 abogados de las víctimas y periodistas.

Las dificultades para el desplazamiento de las partes civiles hasta París sería la principal razón de que la sala luzca medio vacía; sin embargo, se espera que acudan cuando sea su turno de brindar testimonios.

Actualmente, hay 865 partes civiles reconocidas en el proceso, pero se ha resaltado que al menos unas 1.100 llegarían a participar tras decidirse en los últimos días. En total, el Estado Francés indemnizó a 2.457 personas por los ataques en Niza.

“Enfrentar a los cómplices, comprender lo que pasó, permitirá reconstruirnos”, dijo al respecto Seloua Mensi, quien perdió a su hermana durante el ataque, a la agencia AFP.

La sala de 750 metros cuadrados estaba principalmente ocupada por los 130 abogados de las víctimas y periodistas.
La sala de 750 metros cuadrados estaba principalmente ocupada por los 130 abogados de las víctimas y periodistas.
/ BENOIT PEYRUCQ / AFP

HERIDA ABIERTA

Otro de los principales motivos para la diferencia entre afectados y denunciantes es el deseo de muchas víctimas de cerrar el sangriento capítulo que tuvo lugar el 14 de julio del 2016.

MÁS EN MUNDO | Cómo Francia está utilizando fotos aéreas e inteligencia artificial para encontrar piscinas ocultas y recaudar más impuestos

Aquella noche, miles de personas se habían dado cita en el Paseo de los Ingleses, en la Costa Azul de Niza, para presenciar los fuegos artificiales por el Día Nacional de Francia.

En el país regía el estado de emergencia luego de haber sufrido dos ataques terroristas en el 2015 y se esperaba que sea levantado durante los próximos días tras haber celebrado la Eurocopa sin mayores incidentes, debido principalmente al nutrido operativo de seguridad montado en el país.

Pero, mientras los últimos fuegos artificiales iluminaban el cielo nicense, un camión de carga, color blanco, de marca Renault Trucks y que pesaba 19 toneladas, comenzó a derrumbar las primeras barreras de seguridad establecidas al inicio del Paseo de los Ingleses.

No tenía matrículas y estaba sucio, “como si recién lo hubieran sacado de un garaje”, contó a El Comercio en el 2016 el peruano Andrés Farfán, quien se encontraba apreciando el espectáculo desde un sexto piso.

TAMBIÉN EN MUNDO | Peruano testigo del ataque en Niza habló con El Comercio

De repente, inició la tragedia. El vehículo comenzó a acelerar en zigzag, arrollando a todos los que podía encontrar en el camino. Un motociclista que se había alertado por la conducción errática había intentado detenerlo sin mayor éxito.

El camión siguió su mortal marcha durante dos kilómetros, antes de intercambiar disparos con la policía francesa que terminó abatiéndolo.

El camión avanzó durante dos kilómetros por el Paseo de los Ingleses, dejando a su paso una estela de cadáveres y destrucción.
El camión avanzó durante dos kilómetros por el Paseo de los Ingleses, dejando a su paso una estela de cadáveres y destrucción.
/ VALERY HACHE / AFP

A su paso había dejado una aterradora estela de cadáveres y sangre. En total, murieron 86 personas, 15 de ellas eran menores de edad, y más de 300 resultaron heridas. Algunas de las víctimas fallecieron días después del ataque debido a las graves heridas.

Dos días más tarde, el Estado Islámico reivindicaría la masacre a través de su agencia de noticias Amaq. “Mohamed Lahouaiej Bouhlel llevó a cabo la operación en respuesta a los llamados a atacar a ciudadanos de los estados que integran la coalición que combate al grupo Estado Islámico”, aseguró el medio a través de Telegram.

/ Agencia AFP

EL AUTOR

Mohamed Lahouaiej Bouhlel era un ciudadano tunecino de 31 años que vivía en Niza. Tenía tres hijos menores de 6 años y se había separado recientemente de su esposa, quien lo acusó de abusos frecuentes.

Era conocido dentro de su círculo cercano por ser una persona violenta, cercana a las drogas y al alcohol, adicto a los ejercicios y al sexo. Poco después, sin embargo, se conoció que se había radicalizado y unido a las filas del Estado Islámico.

Las autoridades no habían encontrado indicios que apunten a la radicalización de Lahouaiej Bouhlel.

Las autoridades no tenían información sobre la radicalización de Mohamed Lahouaiej Bouhlel-
Las autoridades no tenían información sobre la radicalización de Mohamed Lahouaiej Bouhlel-

Según el expediente de la acusación, hasta unos diez días antes del atentado, el tunecino no dio muestras de radicalización, aunque “estaba inmerso varios meses antes en un proceso ideológico de inspiración yihadista”.

Con el transcurrir de los días, la policía determinó que Lahouaiej Bouhlel había planeado el ataque desde hacía al menos un año e, incluso, había buscado información sobre otros atentados, como el de la maratón de Boston, antes de perpetrar la masacre en Niza.

Las autoridades también iniciaron la búsqueda de cómplices que proveyeron de armas y del vehículo a Lahouaiej Bouhlel. A los pocos días, la policía francesa ya tenía bajo custodia a 5 sospechosos.

/ Agencia AFP

LOS ACUSADOS

A la fecha, las autoridades francesas han determinado que al menos ocho personas colaboraron de alguna forma con Lahouaiej Bouhlel. Todos ellos son de nacionalidad francotunecina, tunecina o albanesa.

Ramzi Kevin Arefa, Chokri Chafroud y Mohamed Ghraieb, están acusados de ayudarlo a preparar el atentado; sin embargo, solo el primero de ellos podría ser condenado a cadena perpetua si es hallado culpable debido a que posee antecedentes criminales. Arefa es sospechoso de haber puesto a Lahouaiej Bouhlel en contacto con un grupo de traficantes de armas albaneses.

Los tres sospechosos se encuentran en detención provisional, mientras que otros cuatro están bajo libertad vigilada. El octavo acusado, identificado como Brahim Tritrou, se fugó en el 2020.

El presidente del tribunal, Laurent Raviot, informó durante el juicio que Tritrout se encuentra detenido en Túnez; sin embargo, dicho país aún no ha respondido a la solicitud de entrega enviada por Francia.

Actualmente, hay 865 partes civiles reconocidas en el proceso, pero se ha resaltado que al menos unas 1.100 llegarían a participar tras decidirse en los últimos días.
Actualmente, hay 865 partes civiles reconocidas en el proceso, pero se ha resaltado que al menos unas 1.100 llegarían a participar tras decidirse en los últimos días.
/ VALERY HACHE / AFP

QUÉ SE ESPERA DEL JUICIO

Que no haya autor directo ni cómplice cambia todo el proceso. Habrá que explicar que los que están en el banquillo no son responsables pero conocían el proyecto, si bien no todos los detalles. Sabían que Lahouaiej Bouhlel iba a hacer algo y puede que hasta lo aprobaran”, explicó durante la sesión el abogado de una de las acusaciones particulares, Antoine Casubolo Ferro, según la agencia EFE.

Los acusados, salvo Arefa, podrían enfrentar condenas de entre 5 y 20 años de cárcel si son encontrados culpables.

En total, el Estado Francés indemnizó a 2.457 personas por los ataques en Niza.
En total, el Estado Francés indemnizó a 2.457 personas por los ataques en Niza.
/ ANNE-CHRISTINE POUJOULAT / AFP

Sin embargo, se espera que este juicio trascienda más allá de los años en prisión que sean dictados. Luego de celebrar los procesos contra los responsables de las masacres del Charlie Hebdo y del 2015, Francia espera un veredicto sobre Niza, para cerrar el largo camino judicial en torno a los peores atentados terroristas de su historia reciente.

Muchas de las víctimas, por su parte, esperan escribir el último capítulo de esta dolorosa historia. Se prevé que el proceso culmine el 16 de diciembre, aunque el juez a cargo aclaró que esta fecha aún podría verse modificada en el camino.



Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más