Rusia a Ucrania: se acabo el gas, a menos que paguen adelantado
Rusia a Ucrania: se acabo el gas, a menos que paguen adelantado
Redacción EC

Kiev/Gorki, Rusia (Reuters) Moscú cortó el lunes todos los suministros de gas a Ucrania en medio de una disputa por cuentas impagas que podría interrumpir el flujo al resto de Europa y mermar las esperanzas de paz en la ex república soviética.

Luego de un fin de semana de violencia en el que 49 soldados ucranianos murieron al ser , Moscú dijo que Kiev incumplió un plazo de pago de una deuda por 1.950 millones de dólares y que ahora sólo recibiría el gas que pague por adelantado.

Rusia insistió en que Ucrania además debe asegurar que permitirá el flujo de gas ruso a través de los ductos internacionales hacia el resto de los clientes europeos de Moscú.

Kiev y Moscú se responsabilizaron mutuamente por no lograr cerrar un acuerdo durante la noche sobre el precio de los envíos futuros de gas, y se negaron a abandonar sus posiciones: ofreció un descuento que Ucrania rechazó porque lo consideró una herramienta de manipulación política.

Estas negociaciones se enmarcan en la peor crisis entre Rusia y Ucrania desde que la Unión Soviética colapsó.

EL PREPAGO Y LA REACCIÓN DE UCRANIA
"Gracias a la posición poco constructiva del Gobierno ucraniano, hoy se introdujo un sistema de prepago", dijo el presidente ejecutivo de la exportadora estatal rusa Gazprom , Alexei Miller, al primer ministro de Rusia, Dmitry Medvedev, durante un encuentro en la residencia gubernamental de Gorki, en las afueras de Moscú.

Miller dijo que Ucrania había "adoptado una posición que sólo puede ser llamada chantaje" y agregó: "Querían un precio ultra-bajo".

Gazprom había pedido a Kiev que pague antes del lunes a la mañana casi la mitad del total de una deuda que Moscú ubica en más de 4.000 millones de dólares, o enfrentaría cortes de suministro y la posibilidad de un sistema de pago adelantado.

El primer ministro ucraniano, , acusó a Rusia de obstaculizar deliberadamente un acuerdo para causar problemas de suministro a Kiev durante el próximo invierno boreal, cuando las temperaturas se derrumban y aumentan las necesidades de calefacción.

"Pero no se trata del gas. Este es un plan ruso general para destruir a Ucrania", dijo Yatseniuk en conferencia de prensa en Kiev. "Este es otro paso contra el Estado ucraniano y contra la independencia ucraniana", añadió.