El gas ruso calienta y alimenta a varias naciones europeas, las mismas que ahora que la posibilidad de una guerra entre Ucrania y Rusia parece concretarse temen el corte del suministro. O peor aún: que se vuelva impagable para los ciudadanos.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más