En esta foto de archivo tomada el 26 de febrero de 1970, la reina Isabel II posa con su perro Corgis. (CENTRAL PRESS / AFP).
En esta foto de archivo tomada el 26 de febrero de 1970, la reina Isabel II posa con su perro Corgis. (CENTRAL PRESS / AFP).

La tuvo más de 30 perros de la raza corgi a lo largo de sus 96 años. Tras su muerte, el pasado 8 de septiembre, los precios de este tipo de mascotas rompen récords en el Reino Unido.

“Los precios que piden los criadores de corgis registrados tocaron hoy un récord”, informó este lunes un vocero de Pets4Homes, un portal de internet de venta de animales de compañía. Según la misma fuente, el precio se duplicó en los últimos tres días.

MIRA: 4 de los momentos más simbólicos del funeral de la reina Isabel II

“En los anuncios más recientes, los precios para algunos corgis superan por primera vez la barrera de las 2,500 libras (2,780 euros)”, sostuvo.

Los dos perros de la reina Isabel II durante su entierro. (Getty Images).
Los dos perros de la reina Isabel II durante su entierro. (Getty Images).

De acuerdo con los datos del sitio de mascotas, las búsquedas diarias de los perros favoritos de la reina Isabel II aumentaron diez veces con respecto al interés demostrado la semana anterior.

Estos animales son de tamaño pequeño y se caracterizan por sus grandes orejas y unas patas desproporcionadamente chicas, en relación al largo del torso.

Una persona entre el público llevó a su corgi para despedir a la reina Isabel II.
(ADRIAN DENNIS - AFP).
Una persona entre el público llevó a su corgi para despedir a la reina Isabel II. (ADRIAN DENNIS - AFP).

Tras la muerte de Isabel II, sus dos perros fueron adoptados por su hijo el Príncipe Andrés.

La reina Isabel II con sus corgis, en octubre de 1969. (STF - AFP).
La reina Isabel II con sus corgis, en octubre de 1969. (STF - AFP).

La historia de la reina con los corgis

Su devoción por estos canes se remonta a su infancia, cuando aún vivía con sus padres, el rey Jorge VI y la reina Isabel madre. En 1933 le dieron la bienvenida a Dookie, el primero de la dinastía. Tal fue su cercanía con sus mascotas, que incluso participaban de muchas de sus apariciones en público.

Su primera corgi, Susan, llegó para su cumpleaños número 18, en 1944. La perra incluso viajó a su luna de miel, algunos años más tarde, cuando se escabulló en en el carruaje real, luego de la boda con el príncipe Felipe, debajo de una alfombra.

De izquierda a derecha, la princesa Margaret Rose alimentando con una galleta a un Corgi de Pembrokeshire que tenía la princesa Isabel el 5 de julio de 1936 y a la princesa Isabel y la princesa Margarita Rosa el 7 de junio de 1938. (AP).
De izquierda a derecha, la princesa Margaret Rose alimentando con una galleta a un Corgi de Pembrokeshire que tenía la princesa Isabel el 5 de julio de 1936 y a la princesa Isabel y la princesa Margarita Rosa el 7 de junio de 1938. (AP).

Desde la llegada de Susan, Isabel II tuvo más de 30 perros que descienden de su primera corgi. La monarca es una de las responsables de la raza dorgi, producto de la cruza entre uno de los corgis de la reina con Pipkin, un perro salchicha de su hermana la princesa Margarita.

Desde entonces, la jefa de Estado convivió con al menos 10 dorgis. Su hermana, por su parte, también crio otros tantos. Entre los más renombrados están Cider, Berry, Vulcan, Rum, Brandy, Chipper, Harris, Pickles, Piper, Tinker, y Candy.

Desde 2012, la reina Isabel II tomó la decisión de no criar más perros por el temor a morir ella antes que sus mascotas. En 2020 falleció Vulcan, su anteúltimo dorgi. Hoy sigue con vida Candy, la última de la dinastía de tantas generaciones.

Sin embargo, poco después de que Felipe de Edimburgo ingresara en el hospital privado King Edward VII tras descomponerse, recibió en el castillo de Windsor a Fergus y Muick, un dorgi y un corgi, respectivamente. Fueron regalados por su hijo el príncipe Andrés de York.