El senador colombiano Alirio Barrera llegó al pleno en su caballo, al cual señaló de ser su mascota.  (Foto de Twitter/@Danielbricen)
El senador colombiano Alirio Barrera llegó al pleno en su caballo, al cual señaló de ser su mascota. (Foto de Twitter/@Danielbricen)
Agencia AFP

El senador de derecha ingresó este martes montado a caballo a la sede del Congreso, que recientemente admitió la entrada de mascotas.

Imágenes de los medios mostraron a Barrera, miembro del partido Centro Democrático, la casa política del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), en los pasillos del edificio con el equino y vistiendo un sombrero y poncho típicos.

MIRA AQUÍ: Petro rechaza insultos racistas contra la vicepresidenta Francia Márquez lanzados durante marcha de la oposición

La escena causó molestia entre los parlamentarios animalistas.

La semana pasada, el presidente del Congreso, el oficialista Roy Barreras, anunció con un perro sentado en su regazo que el recinto sería en adelante “pet-friendly” (abierto a las mascotas).

“El senador (Barreras) manifestó que podíamos traer las mascotas (...) y mi mascota es el caballo”, dijo Barrera a RCN Radio cuando atravesaba la Plaza de Bolívar, contigua al Congreso en el centro de Bogotá.

Desde el legislativo, Barrera ha defendido actividades en las que animales son maltratados o resultan muertos como las corridas de toros o las peleas de gallos.

Este martes, rechazó una veintena de proyectos de ley “que pretenden prohibir el uso de animales para el desarrollo de cualquier labor”.

“Sería injusto porque este es el medio de transporte de muchas regiones, de muchas familias”, dijo Barrera a los medios sin descender del caballo.

MÁS INFORMACIÓN: Racismo en Colombia: Fiscalía abre investigación a mujer que llamó “simio” a la vicepresidenta Francia Márquez

La bancada animalista manifestó su rechazo. “Quiere ridiculizar una medida que se ha tomado en favor de los animales trayendo a un animal a estresarlo”, reclamó en Twitter Esmeralda Hernández, senadora de la coalición izquierdista que está en el poder.

Fue una “pantomima vergonzosa”, escribió por su parte el congresista Juan Carlos Lozada.

Desde 1989, la ley colombiana protege a los animales silvestres y domésticos del sufrimiento y dolor causado por los seres humanos, con excepciones para prácticas con arraigo cultural como el toreo.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más