El actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. AP
El actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. AP
Agencia EFE

Agencia de noticias

El presidente de Brasil, , se despidió este lunes de su “gran amigo” como primer ministro israelí y prometió seguir al lado del pueblo judío con su sucesor en el cargo, el ultranacionalista Naftali Benet.

“Agradezco a Netanyahu, mi gran amigo, por el óptimo trabajo que pudimos desarrollar juntos en el fortalecimiento de alianza entre nuestros países en la promoción del bienestar de nuestros pueblos. Estoy seguro de que la suerte y su inmenso talento no le faltarán en esta nueva etapa”, afirmó Bolsonaro en su perfil oficial de Twitter.

En la secuencia, el mandatario brasileño dio “la bienvenida” al nuevo Gobierno de Israel y “deseó éxito” al primer ministro Benet y al ministro de Relaciones Exteriores, Yair Lapid, a los que felicitó por formar la coalición que sacó del poder a Netanyahu después de doce años.

“Tengan la seguridad de que Brasil no abandonará a Israel, ni a los judíos”, indicó el jefe de Estado.

Antes, la Cancillería brasileña divulgó una nota en la que felicitó a Benet y Lapid, con quienes confía “en continuar el fortalecimiento de los lazos de amistad que unen a Brasil e Israel y trabajar” con su nuevo Gobierno “en favor de las relaciones bilaterales”.

Benet ocupará el cargo de primer ministro los dos primeros años de legislatura, hasta 2023, cuando lo cederá a su socio de gobierno, el centrista laico Yair Lapid, quien será ministro de Exteriores hasta esa fecha.

Asimismo, Brasil subrayó que desde que Bolsonaro asumió, el 1 de enero de 2019, el poder “las relaciones con Israel fueron elevadas a un nuevo nivel de prioridad”.

Entonces el equipo diplomático del líder ultraderechista brasileño se marcó como principal objetivo acercarse a Estados Unidos e Israel, liderados en la época por Donald Trump y Benjamín Netanyahu, respectivamente.

Sin embargo, la derrota de Trump en las elecciones estadounidenses de noviembre de 2020 en favor del demócrata Joe Biden y ahora la salida de Netanyahu después de doce años seguidos como primer ministro israelí han alterado esa hoja de ruta.

En el caso de las relaciones con Israel, Bolsonaro prometió, antes de asumir la Presidencia de Brasil, la transferencia de la Embajada de Brasil de Tel Aviv a Jerusalén, una decisión que hasta la fecha no se ha materializado.

Por el momento, su Gobierno sólo abrió, en diciembre de 2019, una oficina comercial en la Ciudad Santa.

Fruto de esa alianza, el Ejecutivo de Bolsonaro también rompió la tradición diplomática brasileña de los últimos años no apoyando en la ONU lo que consideran un “tratamiento discriminatorio contra Israel”, en el marco del conflicto con Palestina.

“Esta aproximación, sin precedentes, estableció las bases para iniciativas estratégicas y acciones de largo plazo que tienen resultado en asociaciones en áreas como ciencia y tecnología, salud, defensa y seguridad pública, entre otras”, apuntó la Cancillería.

“Del mismo modo, la coordinación más estrecha entre los dos países en los foros multilaterales asegura posiciones equilibradas en el tratamiento de temas de mayor sensibilidad en la región”, añadió.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

El COVID-19 cumple un año de ser declarado como pandemia

TE PUEDE INTERESAR