El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habla durante una reunión con los gobernadores en el Palacio Planalto en Brasilia, el 9 de enero de 2023. (MAURO PIMENTEL / AFP).
El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, habla durante una reunión con los gobernadores en el Palacio Planalto en Brasilia, el 9 de enero de 2023. (MAURO PIMENTEL / AFP).
Agencia AFP

El presidente brasileño, , dijo el lunes que el “nuevo monstruo” de la “extrema derecha fanática” debe ser enfrentado y derrotado no sólo en Brasil, sino en el mundo.

“Tenemos que enfrentar y derrotar el surgimiento de una extrema derecha fanática, rabiosa, que odia todo aquello que no combina con lo que piensan”, sostuvo Lula en una ceremonia con rectores de universidades en el Palacio presidencial del Planalto, sede del Ejecutivo en Brasilia.

MIRA: Lula dice que conversará con Biden sobre cómo lidiar con la ultraderecha

“No es un problema apenas brasileño”, opinó el líder izquierdista, quien en octubre derrotó en balotaje al ultraderechista Jair Bolsonaro, frustrando así su reelección.

El mandatario, de 77 años, aseguró que nunca había visto un “Brasil tomado por tanto odio”, el cual opina deriva de la negación de la política.

Comparó el impacto de la gestión Bolsonaro (2019-2022), cuyo nombre inicialmente evitó mencionar en su discurso, con el del expresidente republicano Donald Trump (2017-2021) en Estados Unidos, además de países en los cuales avanzó la derecha como Hungría e Italia.

“Aunque hayamos derrotado a Bolsonaro, tenemos que vencer al odio, la mentira, la desinformación, los fanáticos. Porque esta sociedad tiene que volver a ser civilizada”, subrayó Lula.

El 8 de enero, una semana después del regreso de Lula al poder, miles de simpatizantes de Bolsonaro invadieron violentamente el corazón del poder de Brasil, ocupando las sedes del Congreso, el Ejecutivo y el Tribunal Supremo -máxima corte-, vandalizando fachadas y destruyendo diversas oficinas.

Más de 2.000 personas han sido detenidas desde entonces, de las cuales 1.382 continúan en manos de las autoridades.

El miércoles por la noche, el presidente dijo que recibirá al canciller alemán, Olaf Scholz, el 30 de enero para hablar sobre cómo lidiar con la extrema derecha, tema que también abordará con su par estadounidense, Joe Biden, con quien se reunirá en febrero en Estados Unidos.