Precht ya cumplió una condena canónica de cinco años por abuso de menores y actualmente forma parte de una investigación judicial por pederastia. | Foto: EFE
Precht ya cumplió una condena canónica de cinco años por abuso de menores y actualmente forma parte de una investigación judicial por pederastia. | Foto: EFE
Redacción EC

, religioso de , desmintió el testimonio de una víctima que lo acusó de abuso sexual y confió en poder revertir la decisión del Vaticano de expulsarlo del sacerdocio por pederastia, en un capítulo adicional al escándalo que mantiene en vilo a la Iglesia

"Han sido días muy dolorosos para mí y tengo la esperanza de revertir este castigo que se me ha impuesto", dijo Precht mediante un comunicado para los medios locales. 

Precht, reconocido defensor de los derechos humanos durante la dictadura de Augusto Pinochet y que ya cumplió una condena canónica de cinco años por abuso de menores y actualmente forma parte de una investigación judicial por pederastia, fue expulsado por el papa Francisco del sacerdocio a mediados de septiembre.

Recordemos que, Jaime Concha sostiene que fue víctima de abusos sexuales cometidos en su niñez por sacerdotes de un colegio marista. 

"Eso no es verdad. Yo no conozco al Sr. Concha. En todo caso afirmo bajo juramento que jamás he faltado a la santidad de tan gran Sacramento", aseguró el sacerdote en el comunicado en respuesta al testimonio de Jaime Concha.

El viernes pasado el Vaticano también expulsó al sacerdote chileno Fernando Karadima.El 'caso Karadima' impactó a la sociedad chilena ocho años atrás y en 2011 el Vaticano suspendió de por vida de sus funciones al influyente religioso, responsable de decenas de abusos sexuales durante la década del 80 y 90.

José Andrés Murillo, víctima de Karadima y uno de los líderes de la lucha de laicos dentro de Chile por desenmascarar a los pederastas y sus encubridores dentro del clero, dijo que la expulsión de Karadima es "una muestra de mano dura" del papa argentino.

En línea con su accionar en otros países del mundo donde la iglesia vive escándalos similares por pederastia, en especial Estados Unidos, Australia y más recientemente Alemania, Francisco busca limpiar al clero expulsando a los sacerdotes señalados por las víctimas.

En los últimos meses, el máximo pontífice ha cesado a siete obispos. En paralelo, la justicia de Chile mantiene 119 causas abiertas por casos de abusos cometidos o encubiertos por obispos y sacerdotes y en la semana el cardenal y arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, declarará ante un tribunal de Rancagua.

Fuente: AFP