Este es el momento cuando hacen la inspección a la camioneta.
Este es el momento cuando hacen la inspección a la camioneta.
/ Archivo particular

Tétrico. Los cuerpos sin vida de cuatro personas, tres hombres y una mujer, fueron hallados en una camioneta Toyota Prado de vidrios polarizados en la autopista Norte con calle 223, en el norte de . Todos estaban en bolsas, así lo confirmó la Fiscalía General de la Nación.

Cuando eran las 10 de la noche, las autoridades arribaron al lugar de los hechos alertados por un llamado de los vecinos del sector. El temor de la ciudadanía era que se tratara de un dispositivo explosivo. Al inspeccionar el vehículo se percataron del macabro hallazgo, uno más de tantos ocurridos en lo que ha corrido del año.

Mira: Juez condenó a 20 años al hombre que atacó a su novia con un hacha en la cabeza

Algunas versiones indican que se encontraron los cuerpos de dos hombres envueltos en bolsas de color negro. Empacadas, al lado, estaba sus prendas de vestir. Una hora después otro cuerpo se encontró en el baúl del vehículo.

En esta camioneta fueron encontrados los cuerpos.
En esta camioneta fueron encontrados los cuerpos.
/ CityTv

En ese momento se hace una inspección de las cámaras de seguridad para determinar el recorrido de la camioneta blindada de placas placa CJE 825, y así determinar cuál fue el origen de los hechos. Las víctimas son muy jóvenes, podrían tener entre 20 y 30 años pero eso solo lo determinará la inspección a los cadáveres.

Según en coronel de la Policía Metropolitana de Bogotá, Herbert Benavides, se presume que la camioneta fue trasladada hasta el lugar donde se encontró; es decir, que el asesinato se habría llevado a cabo en otro lugar. Lo más tétrico es que los cadáveres estaban en bolsas. Es decir, tenían signos de tortura. Según las primeras versiones todos parecen tener impactos de bala visibles, tiros de gracia.

Los cuerpos encontrados correspondían a personas jóvenes y en una primera inspección no fue posible establecer sus identidades, algunos especulaban que se trataba de personas de nacionalidad venezolana, pero eso no se ha confirmado. Aunque no se puede descartar la hipótesis de un robo también preocupa que se trate de un caso más de ajuste de cuentas entre bandas de microtráfico. Pero eso será materia de investigación. Lo cierto es que el modus operandi es muy similar al de otros sucesos ocurridos recientemente.

Según el Fiscal de la Seccional Bogotá, José Manuel Malaver, el ente puso a disposición de esta investigación toda su capacidad con un especialista del Instituto Nacional de Medicina Legal , otros expertos de la Sijín de la Policía y también se requirió la ayuda de un fiscal itinerante que está coordinando todos los procedimientos pertinentes para determinar la identidad de las víctimas. Es decir, para realizar los actos urgentes.

Malaver dijo que los hechos son demasiado recientes para vincular este caso con el modus operandi de alguna banda en específico, es decir, con los casos de los llamados embolsados.