Jennifer Arias fue elegida como presidenta de la Cámara de Representantes en Colombia y generó todo un revuelo político en su país. (Foto: Twitter @JenniferAriasF)
Jennifer Arias fue elegida como presidenta de la Cámara de Representantes en Colombia y generó todo un revuelo político en su país. (Foto: Twitter @JenniferAriasF)
Redacción EC

No han transcurrido 72 horas desde que eligieron a Jennifer Arias como presidenta de la Cámara de Representantes del Parlamento de y el escándalo, críticas y temores continúan manifestándose en medios de comunicación y redes sociales, con las apariciones de fotos del pasado, viejas denuncias familiares y presuntos vínculos delictivos.

Jennifer Kristin Arias Falla tiene 34 años, tuvo una breve carrera en el modelaje (señorita Meta en el Concurso Nacional de Belleza Señorita Colombia 2007), luego cursó estudios de ingeniería industrial de la Universidad de los Andes e hizo una Maestría en Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad Externado. Ha estado en el partido Centro Democrático desde sus inicios, fue su directora en el departamento del Meta y es muy cercana al expresidente Álvaro Uribe.

Con su elección, el debate y la polémica se alzan sobre ella, recientemente, por una fotos que se tomó en la juventud.

Fotos de la juventud

El 21 de julio el periodista Yohir Akerman publicaba en su cuenta personal de Twitter dos fotos de Arias con este mensaje: “Bienvenida la legislatura con la nueva presidenta de la Cámara de Representantes, Jennifer Kristin Arias Falla. Esperemos que defienda el orden y la libertad”, con un rastro de sarcasmo porque en las fotos se ve a la parlamentaria -mucho más joven- posando con un arma en una aparente sesión de fotos.

Como ocurre en Twitter y toda red social cuando se encuentra algo sustancioso para criticar y comentar, la foto se viralizó y generó, además de bromas, ácidas críticas.

La también periodista María Jimena Duzán exigía explicaciones por las fotos, aunque explicó que el jefe de prensa de Arias le dio a entender que la fotografía corresponde a una fiesta de Halloween.

“Le pregunté a mi mamá si de pronto ella se acordaba. (...) Fui señorita Meta y por un tiempo modelo, creo que fue probando algunos disfraces de Halloween. He estado tratando de averiguar (...) Es increíble que no hablemos de los temas importantes para el país, de las situaciones que debemos hablar, de los retos, sino de una foto de por ahí cuando yo tenía 16 años. Realmente no me acuerdo del contexto de la foto, es una que uno se toma cuando está joven”, dijo a .

La polémica en torno a la foto continúa, hay quienes desmerecen a la parlamentaria por las imágenes, pero también existe una vertiente de opinión que identifica misoginia y discriminación en las críticas contra Arias.

Familia procesada

Entre las críticas que persiguen a Arias están los procesos en contra de su padre, Luis Eduardo Arias Castellanos, y su hermano, Andrés Eduardo Arias; el primero acusado de asesinato (1993) y el segundo capturado y encarcelado en Miami cuando negociaba un alijo de cocaína con un agente encubierto de la DEA (2007).

“Mi papá llegó a un sitio, había una persona que tenía un arma y empezó a discutir con mi papá; luego el hombre sacó un arma y mi padre trató de defenderse y el arma se disparó y la persona lamentablemente falleció. (...) Mi padre tuvo una condena homicidio y estuvo detenido un mes y medio, más o menos, y después de las investigaciones se dieron cuenta que no había sido un acto premeditado o algo que él hubiese querido hacer, sino que fue un accidente”, relató a .

Sobre su hermano, dijo lo siguiente: “se equivocó y pagó por la mala decisión que tomó (…) Cuando uno se declara culpable de algo, es porque cometió un hecho que no estaba apropiado con la legislación del país”.

Narcotráfico

Sin embargo, el cuestionamiento que más pesa sobre Arias es el presunto vínculo que tiene con el narcotráfico. Dos pilotos que realizaron vuelos en 2018 para la campaña política del Centro Democrático tuvieron como pasajeros al hoy presidente Iván Duque, el exsenador Álvaro Uribe Vélez, a la representante Jennifer Arias, entre otros.

Estos pilotos son Samuel David Niño Cataño y Juan Camilo Cadena, muy cercanos a Uribe, tanto que Niño Cataño donó $20 millones a la campaña de 2018 que reeligió a Uribe en el Senado.

Así narra el diario , la suerte del piloto Samuel David Niño Cataño: “Una investigación del medio de comunicación independiente La Nueva Prensa reveló que Samuel David Niño Cataño, piloto de la campaña electoral de Iván Duque y de confianza de Álvaro Uribe Vélez, se precipitó a tierra y desapareció el martes 3 de diciembre de 2019 en la frontera entre Guatemala y México transportando desde Colombia una remesa de cocaína para el Cartel de Sinaloa”.

En tanto, Juan Camilo Cadena era el piloto del avión bimotor de matrícula estadounidense N722KR, que cayó el pasado domingo 23 de mayo en la isla colombiana de Providencia con 446 kilos de cocaína pura.

El representante a la Cámara por el departamento del Valle, Wilson Arias, resume su descontento con la elección de Jennifer Arias: “Amanecemos con presidenta de la Cámara con hermano condenado por narcotráfico, papá por asesinato, e historial con ‘narcopilotos’. Además, con presidente de Senado en negocios con socios de narcotraficante y líos de tierras. Asqueante Congreso, ¡en el 2022 a cambiarlo!”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China?
¿Qué es y cómo se transmite el Coronavirus que surgió en China? null

TE PUEDE INTERESAR