Redacción EC

Bogotá, principal foco del en , volvió el lunes a una cuarentena estricta pero escalonada en la mayoría de sus barrios para tratar de contener la pandemia.

Pido paciencia a todos los bogotanos, debemos hacer el esfuerzo. Vamos a pasar por el filo de la muerte, es el momento en que vamos a ver más gente contaminada, más familias llorando por sus familiares. Vamos a hacer un esfuerzo colectivo para pasar el pico de la mejor manera”, manifestó este lunes la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

La mandataria decretó el pasado viernes la alerta naranja en la capital de Colombia y una cuarentena estricta por sectores en períodos de 14 días que se comenzó a aplicar hoy en las localidades de Ciudad Bolívar, San Cristóbal, Rafael Uribe Uribe, Chapinero, Santafé, Usme, Los Mártires y Tunjuelito, que engloban centenares de barrios.

En esas ocho localidades habitan más de 2,34 millones de personas, equivalentes al 28 % de la ciudad, y tienen el 30,4% de los casos confirmados en Bogotá.

La restricción en esas localidades estará vigente hasta el 26 de julio y al día siguiente comenzará en otras cuatro: Bosa, Kennedy, Puente Aranda y Fontibón, y el 10 de agosto será el turno de Suba, Engativá y Barrios Unidos.

La medida hizo que en muchos de los barrios afectados por la medida las calles tuvieran este lunes apariencia de domingo, con pocas personas circulando, en su mayoría vendedores informales.

Ese es el caso del Santuario del Divino Niño, situado en el populoso barrio 20 de Julio, que integra la localidad de San Cristóbal, cuyos alrededores suelen estar atiborrados de gente pero hoy se veían desiertos y con todos los mercadillos del sector, en su mayoría de artículos religiosos, cerrados.

Por las calles, policías y militares, algunos vestidos con traje blanco de bioseguridad, requerían a los pocos transeúntes los documentos para verificar si hacían parte de las excepciones que les permiten salir de sus viviendas.

Baja de los contagios diarios en Colombia

Colombia informó el lunes de 3.832 casos nuevos de COVID-19, la primera vez que baja de 4.000 contagios desde el 6 de julio, y llegó a 154.277 infectados en una jornada en la que también disminuyó la cifra de muertes.

Según el boletín diario del Ministerio de Salud, en las últimas 24 horas fallecieron 148 personas, lo que elevó a 5.455 la cifra de víctimas mortales en el país, mientras que se recuperaron 2.358 pacientes y ya son 65.809 los que han superado la enfermedad.

El número de fallecidos también es el más bajo desde el 6 de julio cuando hubo en el país 146 defunciones.

La región donde más decesos hubo es Bogotá, con 46.

Pese a lo delicado de la situación, la nueva cuarentena impuesta por la Alcaldía de Bogotá no fue bien recibida por todos y al menos un centenar de personas salieron el lunes a protestar en cercanías de la estación de autobuses Bicentenario, en pleno centro de la capital.

Los manifestantes aseguraron que no tienen alimentos y que tampoco pueden salir a trabajar y conseguir el sustento diario para sus familias.

Comerciantes en desacuerdo

En la práctica, la cuarentena estricta significa un retroceso en la reapertura gradual de la economía porque se impone el cierre total de negocios, industria y obras en las localidades afectadas.

Y como la indisciplina social ha sido una de las constantes en varias ciudades colombianas, Bogotá dispuso de más de 1.100 miembros del Ejército y la Policía para tratar de que la norma se cumpla.

Sobre las medidas de la Alcaldía, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) aseguró “generarán el cierre de más establecimientos comerciales y pérdida de más empleos” y el tejido empresarial de Bogotá, especialmente la pequeña y mediana empresa entran en “cuidados intensivos”.

El presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal, aseguró en un comunicado que las medidas adoptadas por la alcaldesa causarán la parálisis total de la ciudad, trayendo graves consecuencias económicas y sociales para sus habitantes.

Para los comerciantes, “las medidas restrictivas ahogan el aparato productivo de la ciudad y obligan al cierre definitivo de las empresas”.

Apoyo a las medidas

Al contrario de los comerciantes, 14 gremios médicos le solicitaron al presidente colombiano, Iván Duque, y a la alcaldesa de Bogotá que ante el aumento de casos de coronavirus se cierre completamente la ciudad durante dos semanas.

Firman la misiva la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, la Federación Médica Colombiana, el Colegio Médico Colombiano, el Colegio Médico de Bogotá, la Asociación Médica Sindical (Asmedas) y la Asociación Nacional de Internos y Residentes, entre otros.

También solicitaron que junto con la cuarentena estricta se emita “una política social de renta básica real y efectiva, con garantías de alimentación y servicios públicos básicos dirigida a la población más pobre y vulnerable, cuyo ingreso como trabajadores independientes informales o de micro y pequeñas empresas no está garantizado sin la lucha diaria”.

_______________________

VIDEO RECOMENDADO

Coronavirus en USA: Las “fiestas COVID-19″, donde quien se contagia primero es el ganador

TE PUEDE INTERESAR