El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que se postula para otro mandato, gesticula durante una conferencia de prensa luego del cierre de las urnas para las elecciones generales en Brasilia, Brasil, el domingo 2 de octubre de 2022.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que se postula para otro mandato, gesticula durante una conferencia de prensa luego del cierre de las urnas para las elecciones generales en Brasilia, Brasil, el domingo 2 de octubre de 2022.
/ Eraldo Peres / AP
Grupo GDA

En su primera declaración tras los , que duró poco más de 40 minutos, el presidente de dijo frente a periodistas que ve una sensación de cambio en el país, pero que los “cambios pueden venir para peor”.

MIRA: Resultados Elecciones Brasil 2022: Lula y Bolsonaro definirán la Presidencia en segunda vuelta

“El cambio puede ser para peor, fíjense en Argentina, Colombia, Venezuela”, aseguró el actual presidente de Brasil, una lista a la que luego sumó Chile y Nicaragua. “Todos los países que migraron hacia la izquierda les fue peor”, detalló, “y me preocupa la libertad del pueblo”.

Y profundizó respecto al caso argentino: “Tiene un 40% de la población que está en la línea de la pobreza [...] durante la pandemia siguió una política de ´quedarse en casa´, que ya saben lo que opino sobre eso, y fue peor”.

El mandatario, que se mostró serio y respondió a las preguntas de los periodistas con algunos cruces, sacó cálculos de los apoyos que necesita para sacar la desventaja a Lula, que tuvo 5 puntos de diferencia.

“Tenemos una segunda parte por delante”, dijo. “Existe la posibilidad de hablar con (Romeu) Zema (gobernador reelegido en MG). Río es de nuestro partido (Cláudio Castro). El PL hizo una bancada de 100 y unos cuantos diputados, nosotros hicimos senadores, todo este personal será invitado a hablar con nosotros”.

Sobre la segunda vuelta, dijo que ahora será mejor “para la población brasileña, especialmente para la clase más afectada, que es consecuencia de la política de ´quedate en casa, luego vemos la economía´, de una guerra en el exterior, de una crisis también”.

Además, aseguró que “las encuestas están desmoralizadas” y “vencimos la mentira” de los sondeos, ya que preveían una primera vuelta con Lula da Silva con un 50% de los votos, lo que le hubiese permitido consagrarse presidente hoy. El mandatario culpabilizó a las encuestas, en especial a Datafolha, por “influenciar” en la decisión de los “indecisos”.

También dijo que “las puertas están abiertas para la conversación” con los candidatos que no pasaron a la segunda vuelta, como Simone Tebet (MDB) y Ciro Gomes (PDT).

Por: “La Nación”, de Argentina / GDA

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más