Varias personas se manifiestan exigiendo regrese la electricidad y comida, durante la noche del 30 de septiembre del 2022, en La Habana (Cuba).
Varias personas se manifiestan exigiendo regrese la electricidad y comida, durante la noche del 30 de septiembre del 2022, en La Habana (Cuba).
/ EFE/ Yander Zamora
Agencia AFP

El servicio eléctrico se restableció en 94,53% en los hogares de tras una segunda noche de manifestaciones en diferentes puntos de la ciudad y con un corte generalizado de internet en Cuba, informó el sábado la empresa estatal Unión Eléctrica (UNE).

El servicio de internet se cortó el viernes cerca de las 20H00 locales (24H00 GMT) en toda la isla, en medio de protestas por la falta de electricidad debido al apagón generalizado ocurrido el martes, tras el violento paso del huracán Ian por el oeste de Cuba.

Mira: El día después de Ian en La Habana: “No hay ni luz ni agua, queda seguir”

La empresa eléctrica de la capital, filial de la estatal y monopólica UNE, dijo en su cuenta de Facebook que en “La Habana con un total de 854.074 clientes, se encuentran afectados 46.719 (y) con servicio eléctrico 807.360, para un 94.53% de recuperación” del servicio.

Mientras, en la provincia de Pinar del Río, la más occidental de la isla y con mayor afectación por Ian, la restauración eléctrica es de apenas el 3,12%, mientras que en la vecina Artemisa es de 38,11 del total de usuarios.

La UNE no proporcionó el nivel de rastauración del servicio a nivel de todo el país.

NetBlocks, un sitio con sede en Londres que supervisa los bloqueos de internet en el mundo, tuiteó de su lado el viernes por la noche que “los datos de la red en tiempo real muestran que se ha cortado Internet en #Cuba por segunda noche consecutiva”.

El sitio especializado señaló que “las métricas muestran un colapso en la conectividad después de las 8 p.m. hora local en medio de las protestas por las malas condiciones y los cortes de energía empeorados por el huracán Ian”.

El servicio de internet volvió lentamente el sábado, constató la AFP. La empresa cubana de telecomunicaciones Etecsa no confirmó la caída total del servicio durante las dos noches.

Varias personas se manifiestan exigiendo regrese la electricidad y comida, durante la noche del 30 de septiembre del 2022, en La Habana (Cuba).
Varias personas se manifiestan exigiendo regrese la electricidad y comida, durante la noche del 30 de septiembre del 2022, en La Habana (Cuba).
/ EFE/ Yander Zamora

“Queremos la luz”

Este sábado continuaron las manifestaciones en al menos un barrio de La Habana, de 2,1 millones de habitantes, desatadas desde el jueves en diversos puntos de la urbe para exigir a las autoridades el regreso de la electricidad.

En el Vedado, un concurrido barrio del centro de La Habana, unas decenas de personas salieron esta mañana tocando calderos a exigir luz, constató AFP.

En Guanabacoa, un municipio del este de La Habana, otro grupo de personas salió a obstruir las calles con ramas, árboles derrumbados por Ian y contenedores de basura, como ha venido sucediendo en otras partes de la ciudad, según imágenes difundidas en internet.

El viernes por la noche unas cien personas salieron en el populoso municipio de Cerro, en una céntrica zona de la capital, constató AFP. Por momentos se calentó el ambiente ante la fuerte presencia policiaca.

“¡Queremos la luz!, ¡Queremos la luz!”, repetían. “Vienen a meter muela (hablar mucho), pero no ponen la luz”, dijo a la AFP un hombre de 60 años que no quiso identificarse. En otro punto cercano salieron sobre todo mujeres con niños a protestar.

Estas mujeres, como la mayoría de los manifestantes, se desesperan por los prolongados apagones que ponen en peligro los escasos alimentos que atesoran en sus congeladores y que también impiden el bombeo de agua desde las fuentes que abastecen a la capital.

Las fuerzas policíacas fueron desplegadas en toda la ciudad, aunque en general permitieron el desarrollo de las protestas.

La máxima autoridad de La Habana, el primer secretario del gobernante Partido Comunista (PCC, único), Luis Antonio Torres, dijo el viernes que “Protestar es un derecho”, pero consideró que, en vez de ayudar, retrasan los trabajos de recuperación.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más