Jair Bolsonaro es sometido a su cuarta cirugía tras ser acuchillado hace un año. (AFP).
Jair Bolsonaro es sometido a su cuarta cirugía tras ser acuchillado hace un año. (AFP).
Redacción EC

Sao Paulo. El presidente brasileño, , fue sometido con "éxito" a una nueva operación en el abdomen, la cuarta desde que fue acuchillado hace un año cuando participaba en un mitin electoral, y permanecerá hospitalizado al menos cinco días, hasta el jueves, informaron este domingo sus médicos.

La nueva intervención corrigió una hernia de incisión de 7 centímetros de diámetro que surgió por el debilitamiento muscular provocado por las anteriores operaciones, y, pese a que era considerada de media complejidad y bajo riesgo, se prolongó por cinco horas, casi el doble de lo previsto.




"El paciente, que presenta estado clínico estable, hará la recuperación en la habitación. Por orientación médica, las visitas serán restringidas por el momento", según un boletín médico divulgado por el Hospital Vila Nova Star de la ciudad de Sao Paulo.

El portavoz de la Presidencia brasileña, Otavio do Rego Barro, afirmó en una rueda de prensa que Bolsonaro le transmitió el cargo a su vicepresidente, el general de la reserva Hamilton Mourao, inicialmente hasta el jueves y que volverá a asumir el cargo cuando los médicos lo recomienden.

Antonio Macedo, médico cirujano que operó a Bolsonaro, explicó en una conferencia de prensa tras la operación que la hernia había aparecido en el área de la cuchillada. Según dijo Macedo, la pared abdominal del presidente había quedado muy debilitada tras el ataque y la serie de intervenciones posteriores.

Bolsonaro tendrá a partir de mañana una dieta líquida.

“Aunque tenga el alta antes de 7 o 10 días, probablemente deba quedarse para hacer exámenes médicos en el hospital”, dijo Macedo.

Bolsonaro había llegado para la operación el sábado a la noche, luego de haber participado en los festejos por el día de la Independencia brasileña.

El presidente fue apuñalado en septiembre del 2018 mientras participaba de un mitin de campaña en la ciudad de Juiz de Fora, Minas Gerais, antes de la primera vuelta electoral. Bolsonaro sufrió una severa hemorragia intestinal y casi fallece.

El agresor del presidente, identificado como Adélio Bispo de Oliveira, de 41 años, fue diagnosticado con trastorno delirante y declarado inimputable por la justicia. El atacante está recluido en la unidad psiquiátrica de una cárcel de máxima seguridad.

El viernes el presidente brasileño había “celebrado” el primer aniversario del ataque y en diálogo con periodistas en Brasilia había dicho que está “vivo, gracias a Dios, y dirigiendo con la gracia de Dios el destino de esta nación”.

Fuente: EFE / AP

TAGS RELACIONADOS