Natalia Andrea Larrañaga Fajardo sufrió graves heridas que terminaron provocándole la muerte en San Andrés. (FOTO: El Isleño / Twitter: @thearchipielago).
Natalia Andrea Larrañaga Fajardo sufrió graves heridas que terminaron provocándole la muerte en San Andrés. (FOTO: El Isleño / Twitter: @thearchipielago).

“Se está desangrando” y otra serie de gritos acabaron con la tranquilidad de los turistas e isleños que se encontraban en la playa White Watta de San Andrés, , al ver que una joven había sufrido graves heridas por tener contacto con una lancha.

Natalia Andrea Larrañaga Fajardo era una caleña de 26 años que hacía turismo el sábado 27 de noviembre en la zona que ha sido conocida por ser uno de los balnearios predilectos por los visitantes. En un instante, de acuerdo con el medio local The Archipielago Press, se habría lanzado al agua para recuperar unas chancletas, sin saber que la embarcación la alcanzaría.

MIRA: El expolicía que enamoró por Internet a una menor, manejó 4.500 km para verla y mató a su madre y abuelos

Las hélices de la lancha le produjeron heridas “de gran extensión que comprometieron extremidades inferiores, región perianal y dorso lumbar”, según explicó el Hospital Departamental de San Andrés, en declaraciones citadas por el medio El Isleño.

Por el sangrado constante, fue intervenida quirúrgicamente. “Sin embargo, durante el proceso y manejo en cirugía, presentó paro cardíaco que requirió reanimación, posterior al procedimiento quirúrgico y transfusión sanguínea múltiple”, señaló la entidad hospitalaria.

Aunque salió de cirugía y se mantenía bajo observación en la Unidad de Cuidados Intensivos, horas después tuvo un paro cardiorrespiratorio, lo que le provocó la muerte durante la madrugada del 28 de noviembre.

Según el diario El Isleño, este es el segundo accidente fatal que ocurre en White Watta, pues en 2017 una mujer también perdió la vida en circunstancias similares al ser embestida por una lancha. Esto pone “de relieve la carencia de un sistema eficiente de demarcación y boyas para bañistas y zonas de fondeo de vehículos acuáticos en un sitio que, al igual que otros, sobrelleva una alta cantidad de visitantes en días y horas ‘pico’”, señalaron.

Cuando se registró dicha emergencia en 2017, la Dirección General Marítima (Dimar) había dicho que presentaría un proyecto para señalizar y delimitar la playa con tal que los bañistas se sintieran seguros y nadaran sin el peligro de tener embarcaciones cerca.

Por el momento, no se han pronunciado las autoridades sobre la muerte de la turista proveniente de Cali.