El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, asiste a una conferencia de prensa conjunta con el presidente turco en Ankara, el 23 de noviembre de 2022. (Foto de Adem ALTAN / AFP)
El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, asiste a una conferencia de prensa conjunta con el presidente turco en Ankara, el 23 de noviembre de 2022. (Foto de Adem ALTAN / AFP)
/ ADEM ALTAN
Agencia EFE

El presidente de Cuba, , señaló este viernes que la destitución y arresto de esta semana “es resultado de un proceso dirigido por las oligarquías dominantes para subvertir la voluntad popular”.

MIRA: Evo Morales pide a la CIDH medidas cautelares para preservar la vida de Pedro Castillo

Díaz-Canel escribió en Twitter que la oligarquía fue contra la voluntad popular, que “había elegido a su Gobierno (de Castillo) de acuerdo con el ordenamiento legal peruano”.

Castillo ordenó por decreto este miércoles la disolución el Congreso con la intención de instaurar un Gobierno de emergencia nacional, pero la orden fue rechazada por la Justicia -que la interpretó como un intento de golpe de Estado- y el Legislativo peruano lo destituyó alegando “permanente incapacidad moral”.

MIRA: Gustavo Petro pide a la CIDH medidas cautelares de protección para Pedro Castillo

Inmediatamente después, Castillo fue arrestado por su propia escolta mientras se dirigía a la Embajada de México en Lima para solicitar asilo. La hasta entonces vicepresidenta de Perú, Dina Boluarte, asumió la presidencia poco después.

En la primera reacción oficial de La Habana, tres días después, Díaz-Canel añadió que “Cuba defiende el principio de no injerencia en los asuntos internos de los Estados”.

Agregó que “corresponde al pueblo peruano hallar soluciones a sus desafíos por sí mismo, en virtud de sus legítimos intereses” y subrayó que sus decisiones “deben ser respetadas”.

Castillo Terrones seguirá detenido hasta el 13 de diciembre, según ordenó un juez del Tribunal Supremo, que declaró fundado el requerimiento fiscal que solicitaba esta medida mientras es investigado por un presunto delito de rebelión.

Castillo, un maestro rural de la región norteña de Cajamarca, asumió la Presidencia peruana el 28 de julio del año pasado, tras ganar las elecciones con un 50,12 % de los votos frente a la candidata derechista Keiko Fujimori.

En aquel momento, Díaz-Canel lo felicitó y le deseó “éxito en su gestión como presidente del Perú”.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más