El canciller de México, Marcelo Ebrard, dijo que si país le daría asilo a Pedro Castillo. (ERIC BARADAT / AFP).
El canciller de México, Marcelo Ebrard, dijo que si país le daría asilo a Pedro Castillo. (ERIC BARADAT / AFP).
Agencia EFE

El canciller mexicano, Marcelo Ebrard, afirmó este miércoles que México está dispuesto a ofrecer “asilo” al ya expresidente peruano , actualmente detenido en Lima después de ser destituido por el Congreso, aunque apuntó que por el momento “no lo ha solicitado”.

Así se expresó Ebrard en una entrevista en el programa radiofónico “Atando Cabos” en Radio Fórmula, en la que comentó la detención de Castillo, quien se encuentra en la sede de la prefectura de la Policía de Lima, poco después de ser destituido por el Congreso y ser mayoritariamente acusado de haber intentado perpetrar un golpe de Estado.

MIRA: Estados Unidos llama “expresidente” a Pedro Castillo tras destitución y llama a defender la democracia

“Si Pedro Castillo pide asilo a México, se lo damos, pero no lo ha solicitado”, aseguró Ebrard, quien mostró su “preocupación” por la situación en el Perú y agregó que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, le ha pedido que lo mantenga informado “en todo momento”.

Tras ello, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), acusó a las “élites económicas y políticas” del Perú de forzar al ahora exmandatario Pedro Castillo a “tomar decisiones” que derivaron en su destitución.

”Consideramos lamentable que por intereses de las élites económicas y políticas, desde el comienzo de la presidencia legítima de Pedro Castillo, se haya mantenido un ambiente de confrontación y hostilidad en su contra hasta llevarlo a tomar decisiones que le han servido a sus adversarios para consumar su destitución”, expresó en Twitter.

El mandatario mexicano califió de “sui géneris” el concepto de “incapacidad moral” que utilizaron este miércoles los diputados peruanos para destituir a Castillo, quien se encuentra en la sede de la prefectura de la Policía de Lima, poco después de ser destituido por el Congreso y ser mayoritariamente acusado de haber intentado perpetrar un golpe de Estado.

López Obrador pidió que “ojalá se respeten los derechos humanos y haya estabilidad democrática en beneficio del pueblo”.

En otras ocasiones, el presidente de México ha expresado su solidaridad con Castillo al denunciar que había “racismo” detrás del intento de la “élite” y los “conservadores” de destituirlo.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más