Foto: Reuters
Redacción EC

El gobierno de  ordenó retirar los detectores de metales que había instalado en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, según un comunicado, después de que esas nuevas medidas de seguridad causaran un estallido de violencia.


El gabinete de seguridad aceptó "la recomendación de todas los cuerpos de seguridad de cambiar la inspección con detectores de metales por una inspección basada en tecnologías avanzadas y otros medios", indicó un comunicado de la oficina del primer ministro Benjamin Netanyahu.

Sin embargo, la medida no satisface las demandas de los fieles musulmanes, ya que continúan instaladas las cámaras de seguridad, indicó el director de la mezquita de Al-Aqsa, Sheikh Najeh Bakirat.

Indignados por lo que perciben como una violación de los accesos al tercer lugar más sagrado del Islamismo, muchos palestinos se han negado a pasar a través de los detectores de metales, celebrando oraciones en la calle y a menudo con protestas violentas.

Israel instaló detectores de metales en las entradas del complejo, que alberga la mezquita Al-Aqsa y la Cúpula de la Roca, después de que dos policías israelíes murieran en un ataque el pasado 14 de julio.

Justifica su decisión alegando que los atacantes habían escondido sus armas en la explanada y que salieron de allí antes de atacar a los policías.

Desde entonces, los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad israelíes dejaron cinco palestinos muertos y decenas de heridos en Jerusalén Este y en Cisjordania.

En tanto, la policía israelí prohibió este viernes a los hombres menores de 50 años acceder a la Ciudad Vieja de Jerusalén y a la Explanada de las Mezquitas, impidiendo que participaran en la oración musulmana del viernes .

Los palestinos interpretaron estas medidas como un movimiento de Israel para reforzar su control sobre el lugar, del que controla los accesos, y modificar el statu quo en vigor desde hace décadas, según el cual los judíos solo pueden acceder a ciertas horas y no pueden rezar allí.

En varias ocasiones Netanyahu afirmó que Israel no tiene la intención de modificar las reglas del actual statu quo en la explanada, que establece que los musulmanes pueden acudir allí a cualquier hora y los judíos entrar sólo en determinadas horas del día pero sin poder rezar.

Fuente: Agencias

VEA LO ÚLTIMO DE MUNDO...