MDN
Aficionados de Marruecos celebran en el mercado Souq Waqif de Doha, Qatar.
Agencia AFP

“Histórico”. “¡Hemos esperado 36 años!” Una enorme alegría se desató en , que llega invicto a los octavos de final de la Copa del Mundo por primera vez desde 1986.

Las escenas de júbilo estallaron por todas partes en un país apasionado por el fútbol, desde Casablanca hasta Rabat, desde Marrakech hasta Salé, desde los barrios ricos hasta los de clase obrera.

Mira: Manifestación en Marruecos contra la normalización de relaciones con Israel

En la avenida Mohammed V, la principal vía de la capital, los hinchas vestidos de rojo, envueltos en la bandera nacional con la estrella verde, encendieron bengalas de humo en medio de un ensordecedor estruendo de bocinas.

La lluvia, que había sido protagonista desde por la mañana, tuvo la amabilidad de parar un poco antes del pitido final.

Hombres, mujeres y niños abarrotaban los cafés, las preciadas sillas ya ocupadas horas antes. Algunos bancos incluso habían cerrado excepcionalmente temprano.

“¡Estaba preocupado, pero nos han sorprendido! Empiezo a soñar con la copa”, dijo Houda, de 34 años, a la AFP después de ver el partido en un café del centro de la ciudad con su nieta.

“Mi alegría es hoy ilimitada. Es un momento histórico ver la bandera marroquí tan arriba. Ver a nuestros jugadores darlo todo por su país”, dijo Mehdi Dida, de 36 años, profesor de matemáticas de Casablanca.

“Es fantástico ver que un equipo marroquí dirigido por un entrenador marroquí se clasifica para los octavos de final. Es muy fuerte”, dijo Paulin Amato, un francés de 29 años que vive en Marruecos.

“Demuestra que el fútbol, habitualmente dominado por los europeos, está cambiando. Está cambiando la balanza y barajando las cartas del fútbol. Es algo bueno”, dijo.

“Puente aéreo”

Desde el empate contra Croacia (0-0), y luego la espectacular victoria del domingo contra Bélgica (2-0), la locura por los ‘Leones del Atlas’ y su entrenador Walid Regragui, en el cargo desde hace solo tres meses, va en aumento.

“Copa del Mundo 2022: Marruecos está a la altura de los grandes”, titula el periódico L’Economiste.

Y las redes sociales se entusiasman cada día con el Mundial, haciendo que la gente se olvide de la sombría situación económica.

Según una encuesta, el 20% de los marroquíes confía en llegar a la semifinal y solo un porcentaje algo menor en alcanzar la final.

Royal Air Maroc (RAM), la compañía aérea nacional, ha programado un “puente aéreo” con Catar, añadiendo vuelos adicionales antes y después de cada partido durante el resto del torneo.

Los aficionados marroquíes tienen ahora otro sueño: enfrentarse a Alemania el martes en la siguiente ronda y vengar la cruel derrota contra la ‘Mannschaft’ (0-1), a la postre finalista, en 1986 en México.

Marruecos se convirtió entonces en el primer equipo africano y árabe en alcanzar los octavos de final. Un recuerdo que todavía está muy vivo y que podría encontrar relevo en esta generación de 2022.

“Mi padre y la gente de su generación siempre hablaban de la generación de 1986. Ahora, dentro de 20 años, podré hablar con mis hijos sobre la generación de 2022. Es histórico”, dijo un aficionado marroquí.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más