"Bolsonaro incluso encontró tiempo para oponerse a una propuesta presentada a la Organización Mundial de la Salud por India y Sudáfrica para levantar temporalmente las restricciones de patentes sobre las vacunas contra el coronavirus".  (EFE/ Joédson Alves/Archivo).
"Bolsonaro incluso encontró tiempo para oponerse a una propuesta presentada a la Organización Mundial de la Salud por India y Sudáfrica para levantar temporalmente las restricciones de patentes sobre las vacunas contra el coronavirus". (EFE/ Joédson Alves/Archivo).
Vanessa Barbara

Periodista y escritora

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

En lo que respecta a los programas de vacunación contra el , hay algunos países que han superado las expectativas y otros que se han quedado sorprendentemente cortos. Y luego está Brasil.

Vacunar a más de 210 millones de personas puede parecer abrumador, pero para Brasil realmente no debería serlo. Con uno de los sistemas de salud pública universales y gratuitos más grandes del mundo, el país tiene un historial distinguido de vacunación y control de enfermedades. El Programa Nacional de Inmunizaciones, fundado en 1973, ayudó a erradicar la poliomielitis y la rubéola en el país y actualmente ofrece más de 20 vacunas gratuitas en cada municipio.

Pero a pesar de estas ventajas, el lanzamiento de la vacuna en Brasil ha sido dolorosamente lento, inconsistente y empañado por la escasez. El programa a nivel nacional comenzó el 18 de enero, más tarde que en más de 50 países, y al ritmo actual, tardará más de cuatro años en completarse. Varias ciudades importantes ya han tenido que detener sus campañas por problemas de suministro.

Desde el principio, el gobierno de restó importancia a la gravedad de la pandemia. El presidente luchó contra las máscaras y las medidas de distanciamiento social, comparando el coronavirus con la lluvia que caería sobre la mayoría de las personas y ahogaría solo a algunas de ellas. En medio del brote, logró deshacerse de dos ministros de Salud, ambos médicos, y los reemplazó con un general del ejército.

Es más, Bolsonaro no solo gastó fondos de emergencia para comprar y distribuir medicamentos no probados contra el COVID-19, sino que también rechazó muchas ofertas de dosis de vacunas. En agosto, Pfizer ofreció a Brasil 70 millones de dosis, con entrega a partir de diciembre, pero el gobierno no estaba interesado. La empresa hizo otras dos propuestas, sin resultado.

Cuando se le presionó para obtener una explicación, el Ministerio de Salud de Brasil afirmó que los términos del contrato, los mismos que se aplicaban a todos los países, eran “abusivos”.

Bolsonaro incluso encontró tiempo para oponerse a una propuesta presentada a la Organización Mundial de la Salud por India y Sudáfrica para levantar temporalmente las restricciones de patentes sobre las vacunas contra el coronavirus.

Finalmente, el gobierno federal, bajo presión pública, comenzó a planificar un programa de vacunación. Pero se centró en un solo fabricante, , cuyos ensayos de vacunas terminaron tomando más tiempo que otros. Más tarde surgieron otras dificultades. Después de la aprobación de la vacuna en enero, hubo un retraso en el envío. Y el vuelo que llevaba dos millones de dosis de la India se pospuso durante una semana.

Bolsonaro también pasó meses atacando la otra vacuna ahora disponible en Brasil, CoronaVac, desarrollada por la empresa china Sinovac, porque había sido respaldada por el gobernador de São Paulo, un rival político y probable competidor en la carrera presidencial de 2022.

Cuando la vacuna AstraZeneca no se materializó rápidamente, Bolsonaro tuvo que recurrir al suministro del CoronaVac que el gobernador de São Paulo había logrado amasar.

Brasil ahora está expandiendo gradualmente la producción local, mientras que más dosis están en camino desde India y Covax Facility, un programa global de distribución de vacunas. Pero todo sucede a cámara lenta. Dos millones de dosis ahora, cuatro millones un mes después.

Bolsonaro, a través de la ineptitud y la malicia, ha malgastado los recursos del país con un efecto ruinoso. Joe Droplet tenía razón al ignorarlo. Si tan solo el resto de nosotros pudiéramos también.

–Glosado y editado–

© The New York Times

TAGS RELACIONADOS