"Pero tampoco está claro si el aumento del salario mínimo en realidad aumentaría la compensación total de los trabajadores que reciben salarios más altos". (Ilustración: Víctor Aguilar Rúa)
"Pero tampoco está claro si el aumento del salario mínimo en realidad aumentaría la compensación total de los trabajadores que reciben salarios más altos". (Ilustración: Víctor Aguilar Rúa)
Anne O. Krueger

Los defensores de un más alto tienen buenas intenciones en su esfuerzo por ayudar a los trabajadores con salarios bajos. Pero es discutible si un salario mínimo más alto ayudaría a la mayoría de los trabajadores. Aunque aumentaría los salarios de algunos, dejaría igual la compensación total para otros y reduciría a cero los salarios de quienes pierden sus trabajos como resultado.

El presidente de los , , ha propuesto introducir gradualmente un salario mínimo federal de US$15 por hora, frente a los actuales US$7,25, y los republicanos se han opuesto. La propuesta del presidente duplicaría con creces el salario mínimo durante cuatro años, después de lo cual se indexaría a los aumentos en el costo de vida.

Pero existen costos previsibles para tales intervenciones. Un salario mínimo más alto podría acabar con muchas pequeñas empresas que ya se encuentran en un terreno inestable. Podría impulsar a las empresas a recortar los beneficios complementarios para compensar parte del aumento, reduciendo así las supuestas ganancias a la compensación total del trabajador. Y podría socavar la competitividad de las industrias estadounidenses en los mercados mundiales.

Aquellos que se oponen a un aumento del salario mínimo se preocupan especialmente por sus posibles efectos en las industrias que ya están luchando por sobrevivir. Los empleadores de estas podrían responder transfiriendo esos costos a los consumidores aumentando los precios, pero esto podría reducir la demanda de sus servicios. Además, cuando aumenta el salario mínimo para la mano de obra no calificada, la prima por habilidades disminuye, creando una tentación para los empleadores de sustituir las tecnologías de automatización por trabajadores calificados por trabajadores no calificados.

Obviamente, el nivel del salario mínimo es importante. Un salario mínimo podría establecerse tan alto que reduzca sustancialmente el empleo, o tan bajo que no tenga ningún efecto. Cuanto mayor sea, mayor es el riesgo de que más trabajadores que no pueden encontrar en la economía formal se vuelvan hacia actividades extralegales.

En los Estados Unidos, la Oficina de Presupuesto del Congreso estima que un aumento a un salario mínimo de US$15 por hora durante cuatro años aumentaría los salarios de 27 millones de trabajadores pero daría lugar a una pérdida de 1,4 millones de puestos de trabajo. Una pregunta, entonces, es si las ganancias salariales de los 27 millones compensarían con creces las pérdidas de los 1,4 millones que pierden sus trabajos.

Pero tampoco está claro si el aumento del salario mínimo en realidad aumentaría la compensación total de los trabajadores que reciben salarios más altos. Tras un aumento del salario mínimo, los empleadores podrían volverse menos generosos con los beneficios de atención médica, las asignaciones por licencia por enfermedad, los programas de capacitación, las comodidades en el lugar y otros beneficios no salariales. De hecho, existe alguna evidencia que sugiere que las empresas compensarán al menos parte del impacto de un aumento salarial reduciendo dichos gastos.

Si va a haber un aumento considerable en el salario mínimo, la política podría ser menos costosa si incluye algunas otras disposiciones, como ajustes para los diferenciales del costo de vida en diferentes partes del país y medidas para trabajadores jóvenes y aprendices.

No hay razón para insistir en una política general. Los datos de costo de vida del Departamento de Trabajo podrían usarse fácilmente para reflejar las diferencias en los costos de vida en el salario mínimo. Después de todo, las leyes de salario mínimo a nivel estatal ya difieren ampliamente. Mientras que el salario mínimo por hora de es de US$5,15, el de es de US$12,50. Y varios estados, como , tienen un salario mínimo más alto para los grandes empleadores que para los pequeños.

Debería considerarse una distinción análoga para el empleo de adolescentes y de aprendices. Se puede desalentar a los empleadores de brindar capacitación si deben pagar el salario mínimo a los trabajadores adolescentes de verano, a los jóvenes que están en la escuela o que trabajan a tiempo parcial y a los aprendices.

Una tasa de salario mínimo comprometida muy por encima de US$7,25, pero muy por debajo de US$15, combinada con estas exenciones y ajustes por diferencias de costo de vida entre estados podría reducir los posibles efectos negativos de un aumento del salario mínimo. Incluso podría inducir a los empleadores a proporcionar más formación a los no cualificados, mejorando así el funcionamiento del mercado laboral en general.

–Glosado y editado–

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más