Sasha Vasilyuk

A partir de este fin de semana, la población de cuatro regiones ocupadas de “votará” sobre si desea o no unirse a . Para muchas personas, incluidos mis tíos, en Donetsk, lo que realmente significa es que serán absorbidos por la fuerza en un país del que no quieren formar parte.

Donetsk y Lugansk están ocupados al menos en parte por Rusia. El objetivo de celebrar referéndums en estos lugares es dar un aire, por delgado que sea, de legitimidad a su anexión. Aunque, por supuesto, cuando , presidente de Rusia, declaró el apoyo de dicho país a los referéndums, que se habían anunciado a principios de esta semana, habló de “liberación”.

Mi tía lloró desconsoladamente cuando Putin anunció su invasión en febrero para “liberar” al Donbás del llamado régimen neonazi de Ucrania. Ella nunca le pidió que lo liberaran, me dijo entre lágrimas en llamadas telefónicas, solo quería vivir pacíficamente en su país. Pero cuando comenzó la invasión y la insté a irse, ella estaba resuelta: se habían quedado tanto tiempo, dijo, ¿cuál era el punto de irse ahora? Ya en sus 70 años, mis tíos no podían verse a sí mismos reiniciando sus vidas en algún lugar nuevo.

Para mí, una inmigrante a los Estados Unidos que nació en Ucrania y creció entre Moscú y California, su apego a su tierra incluso cuando las bombas caían a su alrededor era difícil de entender. Y, sin embargo, tengo que admitir que su vida en los siete meses transcurridos desde la invasión de Putin no ha sido tan diferente de los ocho años anteriores de guerra. Había “días tranquilos” en los que podían dormir a través de los bombardeos distantes y “noches ruidosas” cuando se despertaban maldiciendo o su gato defecaba con miedo. En el verano, también tenían muchos “días calurosos” cuando no había agua corriente. Lo que fuera que se les lanzara, lo hicieron. Cada vez que llamaba para preguntar cómo estaban, mi tía inevitablemente bromeaba: “¡Hemos sobrevivido otro día!”.

En un momento dado, mi hermano, que hasta hace poco vivía en Moscú, los invitó a quedarse con él. Pero mi tía y mi tío se negaron. Para ellos, su existencia desordenada en una ciudad bombardeada que Ucrania estaba luchando por retomar parecía una mejor alternativa a vivir pacíficamente bajo el pulgar del invasor.

Cada vez que mi tía y yo hemos hablado sobre si habría un referéndum, ella se ha reído nerviosamente y ha bromeado sobre si, dependiendo del resultado, Rusia querría mantenerlos. El Donbás no es como Crimea, un destino turístico bonito y popular en el Mar Negro, dijo. La mira de Putin estaría puesta en un objetivo mucho más grande que la anexión de una región industrial en el este de Ucrania famosa por la minería del carbón.

Pero ahora, después de siete meses de una guerra que no ha ido como Putin planeó, hacer que la parte de Ucrania donde mi familia ha vivido desde la década de 1950 sea parte de Rusia finalmente está sobre la mesa.

La votación comenzó este viernes y durará cinco días. Mis tíos no planean participar porque sienten que sus votos no importarán. “Este referéndum es una farsa”, dijo mi tía en un mensaje a través de Telegram, el único modo de comunicación restante que tenemos desde que se apagaron el teléfono y otras aplicaciones de mensajería.

Para mí, la anexión formal es ahora una certeza. Después de todo, Putin rara vez no hace lo que dice. Cuando le pregunto a mis tíos qué planean hacer cuando suceda, dicen que no lo saben. Creo que, después de los recientes avances del ejército ucraniano, todavía se aferran a la esperanza de un indulto de última hora.

“Tal vez no seamos aceptados” por los rusos, aventura mi tía. “O tal vez no suceda muy rápido. Cambiar los pasaportes no es algo sencillo de hacer. De cualquier manera, parece un movimiento desesperado”.

Tal vez sea un movimiento desesperado. Pero eso no cambia la verdad: mi familia no está siendo liberada. Está a punto de ser subyugada.

–Glosado, editado y traducido–

© The New York Times

Sasha Vasilyuk es novelista ruso-ucraniana

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más