"El enfrentamiento entre Gran Bretaña y la UE se reduce a una complicada disputa legal entre Europa Continental y AstraZeneca". (Ilustración: Víctor Aguilar Rua)
"El enfrentamiento entre Gran Bretaña y la UE se reduce a una complicada disputa legal entre Europa Continental y AstraZeneca". (Ilustración: Víctor Aguilar Rua)
Paul Keller

Excorresponsal de la BBC

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

La reciente disputa comercial entre y sobre quién debería ocupar el primer lugar en la cola de decenas de millones de dosis de una de las principales ha logrado nada menos que un milagro. Ha unido a ambos lados de la brecha del ‘brexit’ en Gran Bretaña en su frustración por la forma draconiana en la que la Unión Europea (UE) ha reaccionado a la escasez de vacunas.

Sin embargo, además de resaltar las continuas tensiones entre Gran Bretaña y Bruselas solo unas semanas después de su divorcio por el ‘’, la disputa tiene implicaciones preocupantes para el esfuerzo mundial por poner fin a la pandemia. Arroja luz sobre uno de los problemas más urgentes del día: ¿cómo pueden las autoridades sanitarias internacionales como la garantizar una distribución justa de las vacunas si las naciones más ricas ya están luchando entre sí por quién vacuna a todos sus ciudadanos primero? En otras palabras, ¿cómo evitar que los gobiernos hagan política con vacunas que salvan vidas?

El enfrentamiento entre Gran Bretaña y la UE se reduce a una complicada disputa legal entre Europa Continental y , la compañía farmacéutica que prometió suministrar 100 millones de dosis de su vacuna a Bruselas a finales de marzo. La compañía anglosueca dijo que los problemas de fabricación en sus plantas europeas significaban que solo podía suministrar una fracción de eso. Mientras tanto, sin embargo, ha seguido cumpliendo un acuerdo previamente concertado para suministrar su vacuna al Reino Unido. Desde entonces, AstraZeneca ha mejorado su oferta a la UE, pero aún habrá un déficit significativo.

Enfurecida por este supuesto incumplimiento de contrato, la Comisión Europea, encabezada por la presidenta Ursula von der Leyden, se lanzó al ataque. La semana pasada, invocó una cláusula de emergencia en el acuerdo por el ‘brexit’, que le permitió endurecer la frontera entre la República de Irlanda y la provincia británica de Ulster en un intento por evitar que más exportaciones de vacunas de la UE se canalicen al resto de Gran Bretaña. Aunque el liderazgo europeo revirtió rápidamente su controvertida decisión, el error diplomático enfureció a un estado miembro leal de la UE, al tiempo que proporcionó una mayor reivindicación a los partidarios del ‘brexit’ en el Reino Unido.

Lo que es más preocupante, las autoridades europeas ahora quieren implementar controles sobre la exportación de vacunas fabricadas en la UE a países ricos o de ingresos medios fuera de la UE, incluido el Reino Unido. El nuevo “mecanismo de transparencia” de la UE le otorga el poder de denegar la autorización para las exportaciones de vacunas si la empresa que las fabrica no ha cumplido sus contratos existentes con la UE. Alemania es una de las fuerzas impulsoras de una acción fuerte. Para los eurofóbicos en Gran Bretaña, la medida equivale a un proteccionismo contra el libre mercado que podría conducir a una guerra comercial a gran escala por las vacunas contra el COVID-19. También les proporciona una prueba más de la determinación de Bruselas de castigar a Gran Bretaña por abandonar el bloque comercial. Para los críticos dentro de la UE, muestra a Bruselas reaccionando a la ira por la lentitud de su programa de vacunación organizado centralmente, que está muy por detrás de los de Estados Unidos, Gran Bretaña o Israel.

Sin embargo, centrarse únicamente en las consecuencias políticas de la disputa es perder el panorama general. La OMS ha advertido que la decisión de la UE de implementar restricciones a la exportación de este tipo corre el riesgo de prolongar la pandemia. La subdirectora de la OMS, Mariangela Simao, calificó los nuevos controles de exportación de vacunas de la UE como una “tendencia preocupante”. Aunque estas medidas no deberían afectar las exportaciones de dosis de vacunas a las naciones más pobres de Asia, África o América del Sur, envían una advertencia al resto del mundo de que la distribución global de las vacunas contra el COVID-19 será cualquier cosa menos sencilla. Mientras que las naciones más ricas están acumulando suficientes dosis de vacuna para vacunar a cada miembro de su país varias veces, el mundo en desarrollo tiene que luchar por las sobras, con la aparición de nuevas variantes de COVID-19 que dificulta aún más la tarea. Según cifras de la OMS, hasta ahora el 95% de todas las vacunaciones se han llevado a cabo en solo 10 países.

Así, la disputa sobre la escasez de vacunas entre el Reino Unido y la UE, dos de las regiones responsables de producir vacunas de vital necesidad, ha revelado la cara fea del “nacionalismo de las vacunas”. Ese es el deseo de los países más ricos de acumular dosis para sí mismos. Centrarse solo en la vacunación contra el COVID-19 en casa, mientras se ignora la escasez en el mundo en desarrollo, no solo es moralmente cuestionable, sino también peligrosamente miope. Como dijo un alto funcionario europeo: “Mientras haya una pandemia en alguna parte, habrá una pandemia en todas partes”. Por ingenuo que parezca en un mundo de interés propio y capitalismo, las naciones más ricas deben elegir la colaboración sobre la confrontación; solidaridad con la vacuna, no nacionalismo. El tiempo corre sobre cuánto tardan en aprender esta lección urgente.