(Foto: archivo)
(Foto: archivo)
Angus Laurie

author

Hasta el pasado domingo, 451 personas habían muerto por viales en Lima, según las estadísticas de la Policía Nacional del Perú (PNP). En una entrevista con El Comercio, un representante de la PNP explicó que las principales causas de los accidentes eran “conducir con velocidad, en estado de ebriedad, conducir en retroceso, girar en lugares no permitidos, no respetar la referencia de paso y pasarse la luz roja”.

Esta gran lista puede ser resumida bajo el gran paraguas de imprudencia del conductor; sin embargo, sorprende que una de las causas no fuera “hablar por celular”, o “enviar mensajes de texto”. Puede ser que los conductores limeños tengan una capacidad especial para manejar y enviar mensajes al mismo tiempo, pero lo más probable es que la verdadera causa de los accidentes no está siendo reportada.

En Inglaterra, según un artículo publicado en “The Telegraph”, la policía ha declarado públicamente que existe un problema “masivo” por la falta de declaración en el uso de celulares como la causa de los accidentes. El problema es que la policía carece de facultades para probar si un conductor estaba hablando por su celular o enviando un mensaje de texto en el momento de ocasionar el accidente.

Un estudio publicado por la University of West England halló que el 75% de los investigadores responsables de recolectar data sobre accidentes de tránsito no tenía la información necesaria para determinar si los accidentes fueron resultado del uso del celular.

Este año, miembros del Parlamento británico incluso sugirieron la prohibición de hablar por el altavoz del celular en el carro. Aunque no requiera el uso de las manos, hablar por altavoz mientras uno está manejando aumenta el riesgo de tener un accidente por cuatro, según un estudio hecho por el Transport Research Laboratory de Inglaterra. A pesar de ser legal, el riesgo es igual, o peor, que manejar en estado de ebriedad.

Otro estudio de Inglaterra publicado por el Institute of Advanced Motorists encontró que mientras el alcohol hace más lenta la capacidad de reacción de los conductores, entre 10% y 30%; una conversación por alta voz genera lo mismo en un 26,5%; y enviar un mensaje de texto o por WhatsApp, en un 37,4%.

Estas estadísticas muestran que tenemos un enorme doble estándar en relación con el uso del celular.

En cualquier momento, cuando uno va por la calle, puede ver que un buen porcentaje de conductores y peatones está hablando por celular mientras avanza en el tránsito, incrementando los riesgos.

Tan común es el uso del celular en la vía pública que pareciera que los policías han dejado de considerarlo una causa de accidentes.

TAGS RELACIONADOS