"Firmemos la Convención del Mar", por Fernando Vivas
"Firmemos la Convención del Mar", por Fernando Vivas
Fernando Vivas

Columnista, cronista y redactor

fvivas@comercio.com.pe

FERNANDO VIVAS

Periodista

Hay que firmarla no porque lo diga Chile, sino porque queremos ser un país coherente, consecuente y decente. Hemos ganado un juicio en La Haya con argumentos reconocidos por los más de 150 países que han firmado la Convemar. No hay razón, fuera de una patriotera necedad, para postergar nuestra adhesión.


Los nacionalistas, con Humala a la cabeza, ya habían aceptado, en el 2013, la posibilidad de firmarla como un gesto postrero que sería bien visto por la corte. Fuentes de Torre Tagle me contaron que se hizo un cabildeo entre las bancadas parlamentarias –pues la adhesión depende del Congreso– y solo encontraron oposición del Apra, concretamente de Alan García. Hubo, incluso, una conversación entre Humala y García, donde este último aconsejó a Humala no insistir en el tema a esas alturas. Sin consenso, se mató la intentona.


¿Por qué se opuso García durante su gobierno y durante el actual hasta antes del fallo? Él habrá de explicarlo, pero quizá lo hizo por una anacrónica lealtad a la tesis del “mar territorial hasta las 200 millas”, que a un par de generaciones nos la machacaron en el colegio como un invento peruano que había que defender con sudor y sangre. Las 200 millas soberanas fue el caballo de batalla de José Luis Bustamante y Rivero, el primer presidente amigo del Apra. Hasta el final de sus días defendió la bendita tesis, quizá como el logro más visible de su pobre y frustrante gobierno. Sus sucesores no se atrevieron a cuestionar la teoría, que alcanzó un porte mítico durante la dictadura militar.


La gran ironía es que, mientras el Perú se apartó de la Convemar fundada en 1982 por no dar el brazo a torcer en el dogma del “mar territorial”, la convención sí recogió en lo esencial la idea de las 200 millas. Simplemente la relativizó y modernizó, reconociendo la soberanía plena hasta las 12 millas y desde allí hasta las 200 creando una “zona económica exclusiva”, que facilita la navegación ajena, pero asegura la explotación de la pesca y el subsuelo. ¡Eso es lo que importa! La soberanía líquida hasta más allá del horizonte quedará como un sueño del milenio pasado.
He preguntado a políticos de diferentes bancadas y están de acuerdo con la Convemar. El ex canciller José Antonio García Belaunde ha declarado a favor de la adhesión y el propio García, preguntado por periodistas chilenos, echó la pelota al Congreso, ahora dice que no encontraba una objeción profunda. Al congresista Jorge Rimarachín, que ha tratado de ‘figuretear’ con una performance patriotera hay que decirle que esos arranques ya no funcionan, se sancionan en la Comisión de Ética.


No demoremos, pues, la generación del consenso parlamentario para dar ese paso consecuente. Figuramos entre una media docena de países rebeldes que no tenemos por qué copiar: EE.UU., que se da el lujo de no firmar ninguna convención que arriesgue sus prerrogativas de superpotencia; Israel, que está en permanente estado de guerra; Venezuela, Eritrea, Turquía y Siria.


Tras el fallo de La Haya, victoria del pragmatismo cívico y diplomático frente al chauvinismo militarista, estamos obligados a dar más pasos en la línea práctica del comercio bilateral, la promoción de la marca país, la exportación de nuestra cultura al mundo.