El presidente Martín Vizcarra  exhortó al Parlamento a tratar “sin trampas” los 12 proyectos de reforma política, entre ellos el que propone que la Corte Suprema levante inmunidad a congresistas. (Foto: Alessandro Currarino/ GEC)
El presidente Martín Vizcarra exhortó al Parlamento a tratar “sin trampas” los 12 proyectos de reforma política, entre ellos el que propone que la Corte Suprema levante inmunidad a congresistas. (Foto: Alessandro Currarino/ GEC)
Fernando Cáceres Freyre

Director de Síntesis Consultoría

Bastante se ha dicho ya sobre la desacertada reciente pechada del Ejecutivo al (ver y ). Un acto que solo desnudó la incapacidad del gobierno para anotar goles este año, que no dependan de pegarle al Congreso.

Los congresistas, fieles a su táctica del ‘bloqueo, bloqueo, bloqueo’, tampoco están logrando anotar este año gol alguno. Pero esto podría cambiar, si el Parlamento pasara al ‘ataque’ mediante propuestas de ley que solucionen algunos problemas del país que no va a abordar.

: Es la única iniciativa , que no aceptó el Ejecutivo por haberse votado en el referéndum. Pero en ese entonces la iniciativa no era puramente de retorno a la bicameralidad (tenía reglas de la cuestión de confianza), de modo que los congresistas, sin que el Ejecutivo les ponga la agenda, podrían aún aprobar un nuevo proyecto de ley para retornar a la bicameralidad el 2021. Si bien los actuales legisladores no podrían postular, puede interesarles a sus propias tiendas políticas, y sin duda a los ciudadanos nos ayudaría tener un proceso legislativo más reflexivo (, Ipsos 2019).

Excepción a la legítima defensa: El congresista Tubino de Fuerza Popular que en la práctica introduciría una excepción a las reglas de la legítima defensa, para los casos donde se invada el domicilio, centro de trabajo o vehículo. Mientras para ejercer una legítima defensa ordinariamente no deben utilizarse medios excesivos (si no es indispensable disparar hay que evitarlo), la propuesta permitiría que dentro de nuestra propiedad se pueda usar cualquier nivel de fuerza –incluso letal– si razonablemente puede creerse que se trata de una amenaza seria. Así, el propietario podría disparar sin saber si el agresor estaba armado, sin que esto le origine responsabilidad penal o civil. Algo que ya se aplica en Estados Unidos e Italia, y que vale la pena analizar.

Reposición laboral:
La congresista Letona ha presentado dos proyectos de ley para que la reposición solo se aplique a los casos de despido nulo, como los de discriminación, y al mismo tiempo eliminar el tope aplicable a la indemnización por despido arbitrario. Una iniciativa razonable, pues es absurdo que, fuera de los casos de despido nulo, el empresario no pueda decidir si el trabajador cumple con el perfil adecuado para la posición, convirtiéndose este –en la práctica– en el dueño del puesto (solo 23% apoya la reposición, Ipsos 2017).

Aun cuando no haya reelección, por amor propio o –si los hace felices– para enrostrarle al Ejecutivo que desde el Congreso tienen que hacer su trabajo para luchar contra la inseguridad o crear más empleo formal, bien harían los parlamentarios en abandonar el modo Luis Advíncula de bloqueo, para empezar a poner en positivo la agenda pública.