Lo bueno y lo malo del iPhone 6 de Apple
Lo bueno y lo malo del iPhone 6 de Apple

tenía que reaccionar algún día. En estos tiempos cuando la competencia es cada vez mayor, tan importante como ser único es que tu diferencia siempre sea un plus y no una desventaja.

Sí, es verdad que, aunque los seguidores de otras empresas no lo quieran aceptar, los diseños de Apple suelen ser superiores (muchos se preguntan ¿cómo una competencia a la que le gusta compararse puede seguir siendo de plástico?). Y, pese a que esto esté en debate, en lo personal considero que el sistema operativo iOS es más atractivo que el Android. Al menos esa es mi conclusión luego de usarlos paralelamente por dos años.

Pero volviendo al tema, y sin el incomparable Steve Jobs a la cabeza, tenía que pasar. Y no está mal. Cupertino vio el . Veamos qué es lo bueno, lo malo y lo feo de este smartphone, que se pone a la altura de varios competidores a nivel técnico y que saca ventaja con el Apple Pay y el iOS 8.

► LO BUENO

1.

Un celular como billetera. ¿No suena genial? Poco importa que otros como Samsung y Motorola ya hayan incorporado la tecnología NFC –para hacer pagos inalámbricos a corta distancia- en sus dispositivos. Tampoco que ya exista Google Wallet. ¿Cuántos sabían eso? ¿Cuántos lo usan? ¿Realmente funciona? O mejor, ¿cuántos se enteraron y se deslumbraron por esta opción recién ayer? El sueño de los pagos móviles nunca pareció .

2. Empate técnico

El iPhone 6 se pone a la par de modelos premium de otras marcas. Si en un primer momento fueron los otros los que tomaron a Apple como referencia para desarrollar sus terminales, ahora el sentido se ha invertido. Eso es positivo. Ahora compite frontalmente con los demás equipos: mayor tamaño (aunque no llega a las 5 pulgadas), widgets, resistencia al agua, Health (similar en mayor o menor mediada a otros), estabilizador de imagen, disponibilidad de teclados de terceros, etc.

► 

3. Nuevo procesador: mejor cámara y más batería

El A8 de 64 bits promete mejorar considerablemente el desempeño de las fotografías y la autonomía de este terminal. Se hizo hincapié en Focus Pixeles, su sensor veloz para el autofoco, el reconocimiento de rostros, reducción de ruido y estabilización de la imagen. Además, una performance de procesador 25 veces más rápida y de gráficos 50% más ágil. El video tiene autofocus y time-lapse. Todo eso sin afectar el consumo, ya que la batería duraría 50% más.

4. Más delgado y más espacio

Los teléfonos móviles premium cada vez son más delgada y Apple sigue esa línea. Ha pasado de 7,6 mm del iPhone 5S a 6,9 mm (el Galaxy S5, por dar un ejemplo, tiene 8,1 mm). Además, y esto es muy importante para muchos, introduce el modelo de 128 GB de almacenamiento (antes llegaba a 64 GB máximo). Nunca más habrá que preocuparse por el espacio.

5. iOS8

Aunque ya había sido , tan importante como el equipo es el sistema operativo. El nuevo OS de Apple destaca, entre , por las funciones de Family Sharing, HomeKit y Continuing, la integración con Yosemite, el nuevo sistema  operativo de las MacBook. Además, introduce importantes mejores en iMessage y permite que sus servicios sean usados por apps de terceros y el soporte de widgets, estas dos últimas opciones ya disponibles en otras marcas.

6. Llamadas vía WiFi

¿No funciona la red de telefonía celular de tu equipo? Pues esta opción será de mucha ayuda. Lo más destacable, y que se diferencia de otros que puedan tener la misma capacidad, es que con el iPhone 6 se podrá transferir automáticamente la llamada de WiFi a la red cuando el aparato esté en movimiento.

► LO MALO

1. La cámara pierde en MP

Apple se queda lejos en la guerra de megapíxeles. El iPhone 6 tiene solo 8 MP, mientras que el llega hasta 16 MP, el doble. Ahora, la pregunta es: ¿qué tanto importa esto? Es decir, ¿el usuario promedio necesita tantos megapíxeles? Según los expertos en cámaras, las mejoras de iSight mencionadas anteriormente, aunque también mantiene el tamaño del pixel en 1,5 micrómetros y la apertura del lente en f/2.2, bastan para mejorar considerablemente las fotografías que tomemos. Habrá que esperar al dispositivo para confirmarlo. Eso sí, los 1,2 MP de la frontal, en pleno auge de los selfies, son injustificables.

2. No hay zafiro

Una de las supuestas características más comentadas brilló por su ausencia. El cristal de zafiro con el que el iPhone se volvería más resistente que nunca justamente nunca se presentó. Pudo haber sido un elemento destacable en un smartphone que siempre quiere ser más premium que cualquier otro. Mientras tanto, .

3. Empate sin sabor a triunfo

Igualarse en especificaciones técnicas sirve para competir directamente, pero no para diferenciarse por encima del otro. Sí, mejor diseño. Puede ser, mejor experiencia. Pero para muchos no alcanza. No fueron pocos los que se desilusionaron al no escuchar un anuncio revolucionario como los que nos tenía acostumbrados Steve Jobs. Pero no hay que decepcionarse tampoco, pues Apple Pay –hay que darle tiempo- puede ser ese elemento disruptivo que cambie un hábito para siempre.

► CONCLUSIÓN

El iPhone 6 tiene considerables mejoras técnicas y de funciones que lo convierten en un equipo superior al 5S. Si todo lo que promete Apple en rendimiento resulta exacto, estaríamos ante un terminal muy potente. Es verdad, más allá del Apple Pay no se ha mostrado nada realmente nuevo, pero si lo vemos en conjunto, de todas maneras es un smartphone asombroso y codiciado. Como decía Steve Jobs, "la creatividad se trata de conectar cosas".