¿Por qué Microsoft elimina una tablet que no había lanzado?
¿Por qué Microsoft elimina una tablet que no había lanzado?

En mayo de este año, los rumores eran casi dados por seguros en los diversos portales de tecnología: presentaría una versión compacta de su Tablet Surface. Aunque tardío, el lanzamiento del sistema operativo Windows 8.1 en octubre del 2013, con soporte para equipos más pequeños, allanaba el camino para la esperada revelación.

Pero ese martes 20 lo que en realidad se vio fue todo lo opuesto: una Surface Pro 3 de mayor tamaño que insistía en la apuesta por el híbrido laptop-tablet.

“Estoy seguro de que esta es la tableta que puede sustituir al portátil”, dijo en ese momento Panos Panay, vicepresidente de Microsoft para Surface. Al menos hasta el momento la realidad no ha dejado de estrellar sus ilusiones. Aunque el panorama no necesariamente es negativo.

UN PRODUCTO NUNCA ANUNCIADO

“Durante el (primer) trimestre, reevaluamos la hoja de ruta de nuestro producto y decidimos no enviar un nuevo factor de forma que estaba en desarrollo”, fueron las palabras de la CFO Amy Hood, durante la presentación del martes de las ganancias de la empresa en dicho período.

¿A qué se se refería? Pues a un no público para la tablet que se presentó en mayo, pero que a su vez hacía mención a una “Surface Mini”.

¿Qué pasó, entonces? La razón habría sido impulsada por la decisión del CEO Zatya Nadella de centrarse en la productividad de sus equipos para repotenciar Microsoft. Algo que choca con la naturaleza de las versiones compactas de las tabletas, que inevitablemente son menos potentes.

Así las cosas, todo hace indicar que la compañía fundada por Bill Gates concentrará sus esfuerzos en lanzar versiones con mejor desempeño (Pro gana la batalla al Mini). Eso sí, la empresa continuará ofreciendo Windows 8.1 para diversos dispositivos que sigan apostando por tamaños menores.

NOKIA, LA OTRA ARISTA DE SU NEGOCIO MÓVIL

Los resultados financieros de Microsoft presentados esta semana fueron positivos. Aunque las utilidades cayeron 7% debido a la compra de Nokia, que conllevó al despedido de 18.000 empleados, los ingresos aumentaron 17%.

Sin embargo, la línea Lumia de no ha funcionado como la empresa esperaba. Las ventas alcanzaron los 5,8 millones de terminales, con lo que solo alcanzó el 4% del mercado. En el mismo lapso de tiempo (9 semanas del primer trimestre en que la copra se hizo efectiva), se vendieron 35,2 millones de iPhone.

Otra de las apuestas de Microsoft es que Lumia y Windows Phone sean sus buques insignias en los teléfonos inteligentes, .